Ni los muertos se salvan aquí

Saqueadores cargan con decenas de osarios, con las osamentas en el interior, provocando el dolor de los seres queridos.