Otra víctima inocente en la masacre de Las Piedras

No podía contener el llanto mientras aguantaba la foto de la víctima. Sentía en carne propia la muerte del joven de 21 años porque lo había criado como si hubiese sido su propio hijo.