Un padre centenario

Al ver los surcos en sus manos, se ve que ha vivido un siglo... y un poco más. Su mente es un vaivén de recuerdos que a veces hay que ayudar a retomar cuando “se le va el hilo” de la conversación. Pero ¿qué más se le puede pedir a un ser que ha vivid