Atrofia vaginal: incómoda situación femenina

07/27/2012 |
 (Archivo)  
Como consecuencia de la disminución de los niveles de estrógeno en la mujer, ocurre el afinamiento e inflamación de las paredes de su vagina.

Tiempos difíciles...

La menopausia, etapa en la que la mujer cesa de menstruar, implica una variedad de cambios en todos los aspectos de su vida.

Como parte del envejecimiento natural femenino, se afecta su sistema reproductivo y sus aspectos psicológico, emocional y físico. Surgen, además, una serie de síntomas, como los famosos sofocones, sudores, palpitaciones y problemas para dormir, entre otros.

Una de las condiciones que aparecen en dicho proceso que normalmente ocurre entre los 45 y 55 años de edad es la atrofia vaginal. A continuación, algunos datos sobre el padecimiento.

¿Qué es la atrofia vaginal?

Es el afinamiento e inflamación de las paredes de la vagina como consecuencia de la disminución del estrógeno.

Generalmente, surge en la menopausia;  sin embargo, puede ocurrir en la lactancia o como consecuencia de la  quimioterapia o por el uso de medicamentos para diversas condiciones,  pues algunos fármacos disminuyen la producción de estrógeno. 

A pesar de que es un padecimiento común, muchas mujeres no se atreven a hablar del tema con su médico.

Fuente:  Doctora Daisy Vázquez Dubeau, ginécologa

Síntomas

Sensación de sequedad en el área vaginal

Ardor o picor en el área vaginal o sus alrededores

Ardor al orinar 

Puede causar vaginitis atrófica y mal olor   vaginal 

Generalmente, el síntoma que más afecta la calidad de vida de las pacientes es el dolor durante el acto sexual. Al sufrir dolor durante el coito, la mujer puede empezar a mostrar disminución en su deseo sexual.

Fuente:  Doctora Daisy Vázquez Dubeau, ginécologa

Efectos

Coito doloroso o inhabilidad para tener relaciones sexuales 

Disminución en el deseo sexual

Sangrado después de las relaciones sexuales 

Ardor y picor en el área vaginal 

Aumento en las infecciones vaginales y  de orina

Fuente:  Doctora Daisy Vázquez Dubeau, ginécologa 

Si la padeces... 

Evita el uso de jabones antibacteriales, con perfumes  o   colorantes para limpiar  el área, pues pueden empeorar los síntomas.

No te laves demasiado el área vaginal ni te limpies con toallitas húmedas cuando vas al baño. 

Ten en cuenta que los lubricantes que se compran sin receta pueden dar alivio temporero a los síntomas, pero no atacan la causa de la atrofia vaginal.

Fuente:  Doctora Daisy Vázquez Dubeau, ginécologa

Tratamiento 

La adecuada lubricación (con un lubricante hidrosoluble) puede ayudar a prevenir las relaciones sexuales dolorosas. En ocasiones, se recomienda el uso de un estrógeno tópico (aplicado dentro de la vagina) para ayudar a mantener la estructura de los tejidos vaginales. Los cambios sexuales pueden estar relacionados también con factores que no tienen que ver con el envejecimiento.

La estrogenoterapia (en parches o pastillas) puede prevenir o reducir muchos de los síntomas asociados con la menopausia, incluyendo atrofia vaginal y sofocones.  Igualmente, reduce el riesgo de complicaciones como la osteoporosis.

Fuente:  www.nlm.nih.gov

Hable con su médico

Si  sospechas  que padeces atrofia vaginal, puedes iniciar la conversación con tu ginecólogo de la siguiente manera: “Doctor, estoy experimentando algunos síntomas que me han estado molestando”. Igualmente, puedes preguntarle: “¿Es normal que experimente sequedad y dolor mientras tengo intimidad con mi pareja?” 

Fuente:  Doctor Rubén Mercado, ginecólogo y presidente de la Sociedad de Menopausia de Puerto Rico