Millones de enfermos de cáncer no tiene acceso a medicamentos

09/29/2012 | 09:24 a.m.
Los datos del informe se recogieron hasta el pasado mes de julio en 76 países de África, Asia, Oriente Medio y Latinoamérica. (Archivo)  
Esa es la conclusión de un estudio presentado en Viena en el congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica.

 Millones de enfermos de cáncer en países pobres o en vías de desarrollo sufren de dolores crónicos por la falta de acceso a medicamentos para aliviar el dolor, bien por falta de recursos económicos o por la existencia de restricciones legales o burocráticas.

Esa es la conclusión de un estudio presentado hoy en Viena en el congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), en el que se dice que "el dolor no aliviado que provoca el cáncer es una causa de sufrimiento en todo el mundo".

Nathan Cherny, director de este estudio, denuncia que ese sufrimiento no se debe a que no se tengan "las herramientas necesarias para aliviar el dolor, sino a que la mayoría de los pacientes no tienen acceso a medicación básica de alivio del dolor".

Los datos del informe se recogieron hasta el pasado mes de julio en 76 países de África, Asia, Oriente Medio y Latinoamérica.

El estudio mostró que en muy pocos países se suministra a los pacientes las siete medicaciones opiáceas consideradas internacionalmente como esenciales para tratar el dolor derivado del cáncer.

Incluso en los países en los que algunas de esas drogas están disponibles, las subvenciones no existen o son muy bajas. Otro problema es el de la regulaciones restrictivas, que impiden el acceso a las drogas o limitan el número de pacientes con derecho a ellas o la duración del tratamiento.

Cherny critica que "esta pandemia afecta literalmente a miles de millones de personas. No sólo a los pacientes que a menudo sufren de terribles dolores no aliviados, sino también sus familiares que, con frecuencia, quedan permanentemente marcados por los recuerdos de haber sido testigos del sufrimientos de sus seres queridos".

Este experto, del Shaare Zedek Medical Center de Jerusalén, confía en que este estudio sirva para reformular estrategias nacionales para mitigar el dolor de los enfermos de cáncer.

Carla Ripamonti, miembro del grupo de cuidaos paliativos de la ESMO, recordó al respecto que sufren de dolores el 64 % de los pacientes con metástasis o en fases avanzadas o terminales de la enfermedad; el 58 % de los que están en tratamiento; y aun el 33 % de los que han terminado el proceso curativo.

Ripamonti se refirió a estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que prevén que en 2020 habrá en el mundo 15 millones de personas con cáncer.

"Esas estadísticas sugieren que el dolor derivado del cáncer será un asunto muy importante para los sistemas de salud de todo el mundo.