Muchas opciones para elegir pareja crea confusión

02/03/2013 |00:11 a.m.
Todo el mundo cree que por tener muchas opciones para escoger una pareja o incluso para comprar en una tienda, obtendrán mejores resultados.
Tomar una decisión puede resultar mucho más simple, efectivo y satisfactorio, si se está en pareja. (Archivo)  

Todo el mundo cree que por tener muchas opciones para escoger una pareja o incluso para comprar en una tienda, obtendrán mejores resultados. Sin embargo, un estudio del Centro Especialista estadounidense en temas de parejas, Science of relationships, revela que elegir entre menos opciones, el rango de error disminuye. 

La investigación comprobó, además, que al estar en pareja se toman decisiones más rápido y con mayor satisfacción. De la misma manera, cuando hay que elegir una pareja, la diversidad de alternativas conduce al caos y a la indeterminación. En este caso, la decepción tiene más espacio. 

El estudio se realizó por fases. En primer lugar, observaron la tendencia de los participantes al escoger a una persona. Fueron sometidos a la tarea de escoger un socio. Al preguntárseles cómo se sentirían al tener una lista de cinco mil personas para escoger un socio, los participantes contestaron que sería una compleja tarea, pero que estarían más conformes al tener varias opciones. La cifra ideal para elegir un socio laboral sería entre veinte y cincuenta candidatos. 

El cambio se produjo en la segunda etapa del estudio: las parejas. Los participantes tuvieron que escoger perfiles para un ficticio encuentro a través de citas online. Cada persona seleccionó alrededor de cuatro perfiles. Esto fue contrario a lo que el equipo de expertos esperaba, ya que los participantes catalogaron como menos agradable escoger un perfil entre tantas opciones. 

Igualmente, seleccionar los perfiles ocasionó que los participantes en la investigación demostraran un carácter de decisión basado en pistas rápidas como el peso, la altura o la edad, cuando se enfrentan a una larga lista de posibilidades. 

Para la psicóloga clínica, Loreto Bórquez, “se da mayor éxito cuando la persona escoge entre menos opciones debido a que tiene menos distractores que pudiesen nublar su decisión. Al tener menos opciones podemos focalizarnos en lo que realmente queremos o necesitamos, más allá de las atracciones que nos pueda ofrecer el comercio”. 

El estudio estableció que esto se produce porque es abrumador tener tantas opciones para escoger sólo una. La satisfacción de la decisión tomada también fue mejor al tener menos alternativas, porque la selección está más pensada y menos condicionada por el azar. 

La psicóloga del Centro de la Persona, la Pareja y la Sexualidad (CEPPAS), Alejandra Godoy, explica que “cuando las alternativas son tantas que parecen infinitas, la toma de decisión se complica y se puede producir una ansiedad proveniente de no querer pasar por alto “la” correcta. Por el contrario, si son muchas menos puede analizar más en detalle cada opción, sopesarlas comparativamente entre sí y así la posibilidad de equivocarse será menor. Puede que también ya no se busque la excelencia, sino que al momento de ver las pocas alternativas disponibles, parte frustrándose, y así no teme equivocarse tanto, elige algo que sabe que no es una elección perfecta” 

Los investigadores asocian este comportamiento al igual que cuando las personas deben escoger un producto en el supermercado, en una tienda o elegir una comida. 

Al estar en pareja

Si tomar decisiones es difícil, comprar lo es aún más para muchas personas. Estar en una relación de pareja podría ayudar a disminuir la demora. La aprobación y la confianza facilitan tanto la elección del vestido, zapato o lo que sea que se esté buscando, como la satisfacción post compra. 

“Cuando tomamos decisiones en pareja, por un lado, tendemos a tener mayor información y otra perspectiva sobre el tema en cuestión, además las responsabilidades son compartidas, lo cual disminuye el miedo a equivocarse dado que la responsabilidad sería compartida con la pareja”, explica Bórquez. 

Cuando la pareja es la compañera de compras, la opinión objetiva y sincera que ésta exprese es más válida que la de muchas amistades y hasta que la propia. Alejandra Godoy, complementa señalando que “no sólo buscamos la opinión del otro, sino que naturalmente buscaremos algo que le agrade, que tenga un sentido para ambos” . 

Los amigos y amigas funcionarían sólo como visiones diferentes sobre la compra, pero no como facilitadores de decisiones. “Más bien lo que se busca es obtener más información o puntos de vista diferentes que nos ayuden a tomar la decisión correcta. Sin embargo, también en las amistades se puede proyectar la propia responsabilidad sobre la decisión, por lo tanto, si esta no fue la correcta se podría "culpar" al amigo/a en vez de hacernos responsables por la decisión tomada”, señala la psicóloga Loreto Bórquez. 

Aunque muchos pueden pensar que lo mejor es salir de compras solos y hacer más llevadera la decisión, sucede todo lo contrario. Bórquez explica que comprar en forma solitaria, “puede que sea la opción más difícil ya que sólo contamos con la información que hemos recabado, nuestra perspectiva y sentido común, siendo absolutamente responsables por lo que decidamos hacer”. 

Así, tomar una decisión puede resultar mucho más simple, efectivo y satisfactorio, si se está en pareja. Además, mientras menos opciones existan para evitar la confusión, será mucho mejor.