Tendencias que marcaron los premios Grammy -FOTOS

02/12/2013 |
 
A las famosas les importó poco el mensaje de ir más tapaditas a la premiación.

El llamado de la cadena CBS, encargada de emitir los premios Grammy, fue a la prudencia y el recato en los vestidos de las invitadas a la ceremonia, que tuvo la noche del domingo su edición número 55.

Sin embargo, muchas celebridades hicieron caso omiso a las advertencias y optaron más bien por resaltar sus curvilíneas figuras en diseños provocativos.

Jennifer López, una de las favoritas sobre la alfombra roja del Staples Center, en Los Ángeles, dejó a muchos sin palabras con un sugerente vestido negro de Anthony Vaccarello con abertura hasta la cadera, que le permitía posar con su tonificada pierna al descubierto.

Otra que no respetó del todo las advertencias de CBS fue la cantante Kelly Rowland, del grupo Destiny’s Child, quien lució un modelo negro, de Georges Chakra, con reveladoras transparencias.

El stylist Willie Rosado recalcó que buena parte de las estrellas de la música, en efecto, derrocharon sensualidad con la elección de sus vestuarios, pero opinó que la alfombra de la premiación no causó el impacto que esperaba.

“Siempre hemos visto los Grammy porque han tenido un enfoque más fashion y atrevido. Sin embargo, esta vez estuvo media aburrida la alfombra roja. Nadie creó un statement, con excepción de J.Lo cuando salió con ese traje con la pierna por fuera, que fue la sensación de la noche, y de Rihanna, que cuando la vi dije: ‘wow!’. Me impresionó porque casi nunca se ve sofisticada”, destacó el experto en moda.

La cantante de Barbados, de hecho, sorprendió a muchos al encontrarse entre las mejor vestidas de la gala gracias a un espectacular vestido rojo de Azzedine Alaia, con ciertas transparencias, escote cruzado y cola.

Las que no corrieron con la misma suerte fueron Adele y Katy Perry, cuyas elecciones fueron duramente criticadas por los fashionistas.

La intérprete de Rolling in the Deep arriesgó sin éxito con un vestido corto de bordados florales nada favorecedores de la casa Valentino.

La siempre camaleónica Perry, por su parte, quiso rebelarse contra la censura del código de vestimenta con un pronunciado escote que dejaba notar su busto, pero el Gucci de color verde menta que eligió no logró deslumbrar.

“La encontré medio vulgarona. El revolú de (las aplicaciones de) arriba con el pelo ese era demasiado con el escote. Quizás si se hubiese repelado el cabello, se vería más sofisticada”, puntualizó Rosado.

Tags

Grammy