Robo de cobre deja escuela sin electricidad desde hace tres semanas

Por Libni Sanjurjo / lsanjurjo@primerahora.com 04/11/2014 | 05:04 p.m.
Una de las estudiantes afectadas expresó que la falta de energía eléctrica le preocupa porque tendrán que tomar las pruebas puertorriqueñas bajo las actuales circunstancias si no se arregla la situación a tiempo. (Archivo)  
Según el Departamento de Educación, la reinstalación de la cablería tendrá un costo de $25,000

El robo de cobre sigue causando dolores de cabeza esta vez a la escuela superior Juan Antonio Corretjer en el barrio Cordillera, en Ciales, donde unos ladrones hurtaron una cablería confeccionada con este material, lo que ha dejado al plantel sin el 60 por ciento de la energía eléctrica desde hace unas tres semanas.

La situación mantiene a la mayor parte de la matrícula de 500 estudiantes dentro de calurosos salones de clases, denunció preocupada Ariani Maldonado Ginés, alumna de undécimo grado, y quien dijo que están así desde hace tres semanas.      

“Es  algo tan extremadamente (grave), que nos tenga en la escuela sin luz, sin desayuno, la comida fría. Nosotros todo el día en los salones cogiendo calor intenso… y yo encuentro que eso es algo injusto”, expresó a Primera Hora.

“Necesito que hagan algo, ya esto tiene que parar”, agregó.

En particular, le preocupa tomar las Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento Académico (PPAA), programadas para el último viernes de abril y la primera semana de mayo, bajo las actuales condiciones, apuntó.

El director Regional de Arecibo del Departamento de Educación, Luis Rodríguez Ramos, confirmó la información aunque no pudo precisar el día del robo, solo que fue hace dos o tres semanas.

Indicó a Primera Hora que los cables robados suministran electricidad al 60 por ciento de la escuela, lo que ha afectado varios salones, el comedor y la oficina de administración. Añadió que el restante 40 por ciento no ha sido afectado y que corresponde a un anexo donde ubican entre ocho y diez aulas.

Según el funcionario, ya se iniciaron las gestiones pertinentes para la reinstalación de la cablería, que implicará una inversión de $25,000. “Estamos ofreciendo clases en horario regular y el procedimiento para la orden de servicio a la Administración de Edificios Públicos (AEP) ya se concluyó”, explicó.

Indicó que ahora solo esperan por que Educación identifique los fondos para que AEP pueda iniciar los trabajos, lo que espera ocurra antes de la fechas programadas para la administración de las PPAA. “Edificios públicos ya cotizó”, dijo.

“Es  lamentable, pero las escuelas son de la comunidad y usualmente los que hacen estos robos son personas de la misma comunidad y nadie ve nada… y estos son robos que necesitan un equipo, maquinaria para sacar esa cablería… Lo triste es que las comunidades no se han apoderado de sus escuelas y no están ofreciéndolo  seguridad a sus escuelas”, destacó el funcionario a pesar de que las  escuelas tienen guardias de seguridad.    

 El robo de metales en la Isla aún es un problema tanto para el gobierno como las empresas privadas y la ciudadanía ya que incluye el robo de líneas eléctricas, esculturas, tarjas, floreros en bronce y hasta las tapas del sistema de alcantarillado. En el 2012 se firmó una ley para frenar la situación ya que impone medidas más restrictivas al mercado de la compraventa del cobre y otros metales. Cuando se aprobó la ley, se informó que este problema causaba a los sectores privados y públicos pérdidas estimadas anualmente en $100 millones, según indicó en aquel entonces la presidenta de la Junta Reglamentadora de las Comunicaciones, Sandra Torres.

Primera Hora contactó a la Oficina de Prensa de la Policía para conocer sobre la situación actual en el robo de cobre, y otros metales, pero la información no estaba disponible en el momento. También se le preguntó a Educación sobre el número de escuelas que han sido objeto de este tipo de hurto, pero tampoco ofrecieron la información. 

De otro lado, a  Maldonado Ginés también le preocupa la ausencia de una maestra de Salud desde el pasado semestre escolar porque esa clase es parte de los requisitos de graduación. Sin embargo, Rodríguez Ramos aseguró que los estudiantes de undécimo y duodécimo ya han cogido el medio crédito de salud requerido, pero si alguno de undécimo no lo tiene, el director tendrá que justificar la contratación de un educador para el próximo semestre escolar, con el propósito de que logren obtener ese requisito.