Jonathan Rivera Gómez: Dios le dio el riñón que le pidió

Por Daileen Joan Rodríguez 01/25/2014 |
El adolescente nunca perdió las esperanzas y confiaba en que iba a ser trasplantado exitosamente. Aquí con el dibujo que lo hizo merecedor de un premio de American Kidney Fund. (Para Primera Hora / Olimpo Ramos)  
Tras el trasplante, el joven de 15 años quiere estudiar arte ya que le apasiona hacer dibujos.

Su sueño de Navidad era que pudiera recibir los dos órganos

Aguadilla. ¡Listo para recuperar su vida!

Visualizó las manos de Dios entregándole sus riñones, lo plasmó en un dibujo que lo llevó a “la fama” (figura en el calendario de la Fundación Americana de Riñones), y cuando recibió la esperada llamada anunciando la disponibilidad del órgano, sonrió.

Jonathan Rivera Gómez, de 15 años, se prepara para recuperar su vida luego de recibir el riñón que tanto pidió. El joven residente en Aguadilla nació con una malformación congénita y a pesar de que su cuerpo lidió por años con la deficiencia, entró en crisis hace dos años, por lo que le retiraron los riñones.

“Dejé de hacer muchas cosas, compartir con mi familia, dejé de jugar baloncesto, hacer gimnasia, correr, y otras cosas que ya no podía hacer”, recordó con nostalgia.

Su madre Carmen Gómez Martínez temió que el estado de depresión de su hijo cambiara el espíritu que siempre vio en él, pero un concurso de la American Kidney Fund cambió el panorama y hasta bendiciones le trajo.

Según dijo, ello ayudó a que su hijo reforzara su fe y se concentrara en salir victorioso durante el proceso.

Pero, ¿qué ocurrió cuándo la familia recibió la llamada del Hospital Auxilio Mutuo, en Hato Rey, de que había un riñón listo para ser trasplantado?

“Todo fue un corre y corre. Nos llamaron a las 5:27 de la mañana y corrimos a buscar maletas y llegamos allá después de interminables tapones en el camino. Cuando llegamos había nueve personas esperando por un riñón. Gracias a Dios, él fue compatible con un 99.99%”, manifestó la madre.

Una vez fue puesto en lista de espera para trasplante de riñón, en seis días ya lo habían trasplantado. “Ya es el nene que era antes de su recaída”, aseguró la madre agradecida a la familia del donante, de quien solo sabe que tenía 28 años.

“Yo esperaba que me llegara un riñón, más o menos para Navidad”, dijo Jonathan, afirmando que siempre tuvo fe en que le llegaría ese regalo.

Sus planes para el futuro es convertirse en maestro de arte, hacer deportes y otras cosas junto a su hermano Emmanuel, de 17 años, quien siempre ha estado con él en este proceso apoyándolo en todos sus pasos.

Afortunado y “famoso”

Con su dibujo en el certamen de la American Kidney Fund, Jonathan se convirtió en el primer puertorriqueño en ganar el premio y hoy la portada del calendario anual de la fundación muestra su dibujo titulado: “Regalo de Dios entregándome los riñones”.

Este calendario se distribuye a través de la organización que está dedicada a prestar asistencia a pacientes renales en los Estados Unidos.

A finales de octubre pasado el joven viajó a Washington para recibir el premio que le fue entregado por miembros de la Junta de Directores de la fundación en compañía del comisionado Pedro Pierluisi, quien lo representó en la ceremonia donde se destacó que Jonathan era el primer puertorriqueño en ganar el certamen.

Una réplica del dibujo fue pintada por el joven artista en la pared de su cuarto para recordar siempre que vaya a dormir que los sueños se hacen realidad.