Limpia zapatos para cubrir sus gastos estudiantiles -VÍDEO

Por Daileen Joan Rodríguez 10/25/2013 |
Gabriel tiene una clientela fija en la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla. (Para Primera Hora / Olimpo Ramos)  
Gabriel Pagán González ejerce el oficio en la universidad en la que estudia.

Aguadilla. Las veces que sus amigos le dijeron “no vayas a hacer eso” fue cuando precisamente más dinero hizo.

Gabriel Pagán González, un estudiante de segundo año de bachillerato en mercadeo, llega todos los días en su carrito Hyundai usado, desde el barrio Cuchillas en Moca hasta la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla. Del baúl saca su bulto para estudios y algo más: una caja en madera con utensilios para limpiar zapatos.

El joven un día decidió que limpiaría zapatos para ganarse algunos chavitos y así -según dijo- “conseguí la llave de un gran candado”. Aseguró que hoy día ha ganado la clientela necesaria para cubrir sus gastos de estudiante, pese a las críticas de muchos.

“Al principio (mis amigos) me decían que no lo hiciera, porque les daba vergüenza. Esos días era cuando más dinero hacía”, señaló sin reparos el joven mocano de 18 años, quien se las ingenió con un poco de betún, un paño y un cepillo.

 
Limpia zapatos para cubrir sus gastos estudiantiles


Su primera caja de limpiar botas la consiguió en un pulguero. Luego, su abuelo le hizo otra con la madera reunida por algunos empleados de mantenimiento de la universidad, una vez se decidió a revivir este oficio en el campus de Aguadilla. Incluso, actualmente aprende el arte y la vocación de la zapatería, faena que en pleno siglo 21 muchos pudieran pensar extinta por la avanzada industria de zapatos desechables. Aun así, siempre aparece alguien con el calzado sucio, lo que significan dinero para él.

“Para mí ocupar el puesto de lustrador de zapatos es un verdadero orgullo y honor. Para mí representa aquellos que en otros tiempos comieron con el sudor de su frente y el hecho de que hoy día yo lo esté haciendo, y que sea uno de los más jóvenes, es muy satisfactorio”, aseguró.

Muchos se sorprenden al ver cómo este estudiante carga a diario por todo el recinto con su caja –un tanto pesada- y banquillo, para cuando aparezca algún cliente ofrecerle afanosamente sus servicios. Lo curioso de este personaje universitario es que no tiene un precio fijo por lustrar zapatos. En lo que sí está claro es que no hace trabajo de gratis.

“Cobro lo que el cliente me pueda dar. La vez que más me han pagado por limpiar unos zapatos fueron $20 que me dio un cliente en el pueblo de Moca. Aquí en la universidad, me han pagado hasta $10”, acotó el estudiante de mercadeo, quien aplicó de inmediato lo aprendido en clases y se agenció con una tarjeta de presentación que lee: Lustrador de Zapatos * Gabriel Pagán Gonzalez * Tel. (787) 367-7764.

Entre sus clientes fijos está el decano de estudiantes interino, Luis Ramón Rivera López, quien ha cargado hasta la universidad con bolsas de zapatos para lustrar.

“Me encanta, porque uno tiene tanto trabajo… que le traigo a veces en la semana seis pares de zapatos en una bolsa para que los limpie”, dijo, destacando que diferentes directores y miembros de la facultad ya conocen el trabajo de Gabriel y lo valoran, sumándose a la lista de clientes.

“Como ser humano también puedo decir que es una excelente persona. Además, hace buen trabajo como apoyo en la oficina de Consejería y Orientación, donde hace unas horas por Estudio y Trabajo”, indicó Rivera López.

Entretanto, Gabriel se reitera en que “hoy día son muchos los que no tienen trabajo y esta es una manera de poder sobrevivir y sufragar gastos”.

Tags

Aguadilla