Mucho más que prendas de vestir-VÍDEO

Por Ivelisse Rivera Quiñones / ivelisse.rivera@gfrmedia.com 08/26/2013 |
El sábado, las chicas recibieron consejos de modelaje en pasarela, charlas motivacionales, talleres de confección de joyería, además de música y diversión.(juan.alicea@gfrmedia.com)  
En la pasarela se movía con gracia y porte, pero sobre todo, con una gran sonrisa que delataba lo bien que la estaba pasando.

Ana estaba emocionada con su nueva camisa. Estaba tan contenta que el brillo de sus ojos opacaba el de las lentejuelas plateadas que adornaban su nueva pieza de ropa.

En la pasarela se movía con gracia y porte, pero sobre todo, con una gran sonrisa que delataba lo bien que la estaba pasando.

Ana (nombre ficticio), de 16 años, fue una de las 55 jóvenes de hogares sustitutos del Departamento de la Familia (DF) que participaron de la actividad ¡Comparte tu clóset!, organizada por el club Me Importas Tú de Fondos Unidos.

Como parte de la actividad, estudiantes de los capítulos del club en los colegios La Piedad, Santa Rosa de Bayamón, Carvin School y de la escuela superior University Gardens donaron piezas de ropa que tuvieran un valor especial para niñas que las necesitaran.

El principio era claro: dar de lo que tienes y no de lo que te sobra.

“Lo que queremos es que cada joven escoja una pieza que tenga un significado especial y la obsequie a una de estas niñas que están en desventaja. El propósito es que podamos desprendernos de las cosas que nos gustan, no necesariamente de lo que nos sobre o lo que no nos sirve o no queremos. Sino que tengamos ese sentido de compartir esas mismas bendiciones que nosotros tenemos”, explicó Magda Ferré, directora del Centro de Voluntarios de Fondos Unidos y del club Me Importas Tú, durante la actividad celebrada este sábado en el Colegio La Piedad, en Isla Verde.

A Ana evidentemente le encantó la blusa negra de lentejuelas plateadas tipo tank top, adornada con un cárdigan, también negro, que adquirió.

“Me gusta porque es mi estilo. Me sentí muy contenta y muy orgullosa. Ahorita me van a conseguir unos zapatos para completar”, relató Ana, mientras destacaba que la entrega de la camisa fue bien bonita, ya que la jovencita que se la regaló le dijo que le quedaba muy bien.

Ana vive en el Hogar Fátima hace dos meses, pero de sus 16 años de vida siete los ha pasado bajo la custodia del DF.

Así que aunque la camisa y los zapatos eran motivo de alegría, al final del día, para esta adolescente lo más significativo de la actividad fue poder sentirse apreciada y saber que es importante para otras personas. “Aquí he podido sentir amor y afecto. No es lo material; es cómo nos tratan, nos ayudan. Es algo bien significativo porque tu familia, la sangre de tu sangre no te ayuda, y estas personas, que quizás nos están conociendo hoy, nos están dando la mano”, manifestó la jovencita.

Pero el júbilo no estaba reservado para las niñas que recibieron un obsequio. Tanysha Acevedo, estudiante de 14 años del Colegio Santa Rosa de Bayamón, compartió que desde muy pequeña le ha gustado ayudar a los demás.

“Es algo que me inspira. Es algo que no puedo explicar, pero ver a los niños que tienen cáncer recibir sus pelucas y aquí a las muchachas recibir su ropa me da una alegría inmensa”, relató la adolescente.

 
Niñas comparten piezas cargadas de ilusión

Como parte de la actividad, jóvenes estudiantes donaron piezas de ropa que tuvieran un valor especial a niñas que las necesitaran.


La jovencita escogió varias piezas para regalar, y aunque todas eran especiales, había una de valor emocional incalculable. “Traje varias piezas, pero una en específico, mi abuela me la regaló y quise dársela a una niña porque es bien especial para mí. Abuela me la dio antes de fallecer”, dijo sobre el traje de líneas que obsequió.

Como parte de la actividad, las chicas que recibieron los obsequios tuvieron la oportunidad de escoger participar de una pasarela en la que desfilarían su nueva prenda de ropa junto a la jovencita que la donó. De las 55 participantes, 25 optaron por modelar. Y este sábado, previo al desfile, se les vio practicando en la pasarela con los consejos que les daban otras de las niñas y Victoria Leandra, una reina de belleza que apadrinó la actividad.

Durante la mañana, las jovencitas participaron de una charla motivacional que ofreció Edgardo “Sasso” López, un joven boxeador y contador público autorizado. Además, compartieron con los animadores Saritza Alvarado y Eugene Rodríguez. La música la puso DJ Phred.

Las muchachas disfrutaron de talleres de confección de joyería como pulseras y pantallas con material reciclado y de un photo booth, donde tenían a su disposición toda clase de materiales como sombreros, pelucas, collares y ropa para disfrazarse y hacerse fotos como recuerdo del día.

Además de las niñas del Hogar Fátima en el que reside Ana, participaron jovencitas de los hogares Teresa Toda, Escuela Sor María Rafaela y Rafaela Ibarra.