Nayla finalmente llevará zapatos a los niños de Haití

Por Agustín Criollo Oquero 04/13/2013 |11:08 a.m.
Viajará en junio al vecino país con la ayuda de Iniciativa Comunitaria.
Nayla recolectó muchos más zapatos de lo que esperaba. Alcanzó la cifra de 2,385 pares. (gerald.lopez@gfrmedia.com)  

Ni Nayla Rodríguez Angulo  ni su madre, Haydeé, pensaron jamás en que el simple deseo nacido de la inocencia de la pequeña de dedicar su noveno aniversario de vida a ayudar a los niños de Haití iba a desatar una avalancha de solidaridad que trascendió su comunidad, la urbanización Buenaventura, en Carolina.

Y es que esta pequeña, quien cumplió nueve años el pasado Viernes Santo, organizó este festejo personal a manera de movimiento social para recaudar zapatos para los niños pobres del hermano país caribeño, que fue devastado por un terremoto en el  2010 y del cual  aún lucha por recuperarse.

Decenas de personas de todos los rincones de Puerto Rico sorprendieron a Nayla desde horas de la mañana del sábado 30, al hacer acto de presencia en su actividad de cumpleaños y solidarizarse con la noble gestión de esta pequeña humanista.

Pero la meta de Nayla no solo se limita a colectar la ayuda y enviarla, sino que estuvo decidida, desde el principio, a llevar y entregar personalmente el calzado. 

“Yo los voy a llevar a Haití y yo se los voy a poner (los zapatos) a los niños. Si quieren, me pueden comprar Chubs y medias, y yo les limpio los pies, les pongo las medias y los zapatos”, asegura con gran determinación la niña, que cursa el tercer grado de escuela elemental.

“Yo vi un programa en televisión que una nena recogió muchos zapatos para llevarlos a los niños pobres en Guatemala y llevó como 300, y yo quiero hacer lo mismo”, explicó Nayla sin internalizar quizás que su empresa de solidaridad sobrepasó por mucho la gestión a la que hizo referencia.

Por su parte, Haydeé dijo estar totalmente sorprendida y conmovida por el gesto de su hija y por la abrumadora respuesta del público que se enteró de la actividad por los medios noticiosos de la Isla y no escatimó en esfuerzos para hacer llegar sus donaciones.

“No esperábamos una respuesta tan grande. Recaudamos 2,385 pares de zapatos y hasta nos donaron 20 cunas. Vinieron más de 100 personas. Familias completas de Barceloneta y Hatillo vinieron a traer sus donaciones porque se conmovieron con el gesto de Nayla”, aseguró la madre, quien ha sido ejemplo para la niña al participar con frecuencia en la recaudación de materiales para las misiones puertorriqueñas en Haití.

Vocación filantrópica

Haydeé asegura que esta no es la primera vez que Nayla muestra una vocación para ayudar al prójimo, aunque admite que nunca antes había estado tan decidida en lograr una meta tan impresionantemente grande, pues cuando estaba en primer grado, donó su cabello para la confección de pelucas para pacientes de cáncer.

Pero los planes de Nayla no se quedan ahí, la niña expresó su deseo de continuar haciendo de sus cumpleaños una especie de evento humanitario para recaudar artículos con el propósito de ayudar a otros países en necesidad.

“El año que viene voy a pedir ropa para Haití y la voy a llevar otra vez. Pero quiero ayudar a otros países. Quiero ir a África”, expresó Nayla con mucha seguridad cuando se le preguntó sobre sus planes futuros  ante la mirada sorprendida de su madre, quien aseguró que tendrá que comenzar a prepararse mentalmente para semejante viaje.

Con destino a Haití

Nayla cumplirá su meta de llevarles los zapatos a los niños pobres de Haití y calzarlos con sus propias manos gracias a la gestión del salubrista José Vargas Vidot y su organización Iniciativa Comunitaria, que coordina el viaje para que esta pequeña filántropa pueda hacer su donación personalmente.

Liza Morales, coordinadora del programa Iniciativas de Paz de esa organización y que trabaja directamente con los viajes misioneros a Haití, explicó a Primera Hora cómo se involucraron en el sueño de   Nayla.

“Nos enteramos por las redes sociales y nos comunicamos con la mamá para ver cómo podíamos participar del esfuerzo porque nos conmovió mucho la manera en que esta niña está enfocada en ayudar a los niños en Haití a tan tierna edad”, contó. 

Vargas Vidot no pudo acudir   al cumpleaños  por estar en una misión  en Guatemala.

“Estamos coordinando para hacer el viaje a finales de junio de este año para que Nayla y su mamá puedan ir con nosotros y llevar los donativos. El doctor (Vargas Vidot) les va a proveer el alojamiento en su casa de Puerto Príncipe y las vacunas antimaláricas que tienen que tener las personas que van en misión para Haití”, explicó.

Morales señaló, además, que a pesar de que la organización ha tenido voluntarios jóvenes en otros esfuerzos humanitarios, esta es la primera vez que una niña de nueve años se involucra en el proyecto de ayuda en Haití.

“Durante nuestra visita, estaremos realizando un campamento de verano para los niños haitianos y Nayla participará de este y podrá cumplir su sueño de ponerles los zapatos ella misma”, indicó Morales.

La coordinadora aplaudió la gestión de Nayla y de su madre y subrayó la importancia de involucrar a los niños desde temprana edad en lo que llamó “la alegría de servir a los demás”.

Tags

Haití