Pedro González no se quita y sigue en su lucha por mejorar -FOTOS

Por Libni Sanjurjo / lsanjurjo@primerahora.com 10/17/2013 | 06:00 a.m.
Un día después del aniversario, la familia se reunió y le trajo un bizcocho para celebrar su primer año de vida luego del accidente porque “es su segundo cumpleaños, volvió a nacer, un nuevo comienzo, una nueva vida”.
Pedro sigue peleando, porque quiere ganar el combate. (Facebook)  

Ya ha pasado un año… Y Pedro González sigue en el cuadrilátero.

Su padre, Peter González, describe estos 12 meses –marcados a partir del momento en que escuchó la desgarradora noticia del choque automovilístico que había sufrido su hijo– como un proceso largo y complicado que ha dejado a la familia González Seda con un sabor agridulce.

“Ha sido un año muy intenso, difícil, pero lleno de mucho amor; nos ha hecho comprender un poco más el valor de la vida y el valor de la familia”, comparte el hombre que Primera Hora conoció en marzo pasado cuando dejó de trabajar para dedicarse al cuidado de su hijo.

Es por esa lección, destaca, que han decidido dejar de voltear la mirada al pasado, cuando la vida de Pedro era otra hasta que ese 5 de octubre de 2012 la vida le cambió, a él y su familia, porque el accidente le provocó un trauma en el cerebro (TBI, por sus siglas en inglés) que le ocasionó dificultades de movilidad, memoria y habla. El Pedro que había sobrevivido no era el mismo de antes, al menos en lo físico, porque su buen humor sigue intacto, aseguran.

“Lo que pasó, pasó, o sea, lo vamos a recordar para aprender de; lo vamos a utilizar, todo lo pasado, para aprender, pero lo vamos a dejar atrás, para seguir adelante con nuevos propósitos”, afirma.

Un día después del aniversario, la familia se reunió y le trajo un bizcocho para celebrar su primer año de vida luego del accidente porque “es su segundo cumpleaños, volvió a nacer, un nuevo comienzo, una nueva vida”.

Una operación, un paso más  

Días después, el joven de 27 años de edad esperaba ansioso el amanecer del 10 de octubre porque podría dar uno de los pasos necesarios para lograr su meta: volver a caminar.

Ese día, la página de Facebook de Pedro, Team Pedro, tenía un mensaje: “Pedro acaba de salir de la sala de operaciones. Todo está bien, fue una operación larga pero ha sido positiva!!! Ahora está en recuperación así que contamos con su apoyo. Gracias a Dios Pedro está bien!!!”.

La cirugía –que le provocó la pérdida de sangre equivalente a diez pintas–era necesaria para mejorar el movimiento de sus extremidades porque el trauma cerebral le originó sobre huesos en ambos lados de la cadera, es decir, osificación heterotópica, que es el crecimiento de hueso en lugares anormales como tejido blando. Los médicos le operaron el lado izquierdo, donde el sobre hueso le estaba limitando el movimiento. “La puede enderezar (la pierna) y la puede subir, y cosas que no podía hacer como moverla de un lado a otro”, dijo Peter.   

Ahora, Pedro iniciará terapias en un centro de rehabilitación para estimular el movimiento en la cadera. Además, le hicieron cortes (release) en los tendones de Aquiles de ambos pies para que logre colocarlos en posición normal.

Según cuenta Peter, para Pedro –graduado de economía y finanzas en  la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez– era muy importante esta operación.

Pedro, ¿descríbeme estos últimos meses?

“(Estaba) contando los días hasta que llegara el día de mi operación, que por fin llegó”.

La había estado esperando como por nueve meses “porque él tiene la esperanza de caminar y esto es un paso significativo, un paso más cerca de poder caminar”, añade su padre.

Entre tanto, el joven ha tenido que superar “los obstáculos que se han presentado en el camino. Él lo ha podido manejar: la soledad, el estar en la cama con sus pensamientos, y con su condición de vida actual, repasando… Hoy ve que es un proceso más cerca de poder ir a la playa, él quiere ir a la playa caminado, ir al cine caminando; significa mucho esta operación para él, y las terapias de hoy en adelante son un nuevo proceso”.

Durante los pasados meses, Pedro ha continuado con sus terapias del habla, física y ocupacionales. “Él ha progresado mucho en el habla, cada vez habla mejor. En la mano derecha, que estaba dormida, sigue ganando movimiento. Esto son pequeñísimas historias, pero después de que sean pequeñas y continuadas, en la dirección correcta, son ganancias, es un proceso lento”.

Sin embargo, la prognosis de Pedro no era alentadora, de hecho, los primeros dos meses luego del accidente se mantuvo en estado de coma. Se temía que no podría levantarse de una cama, pero él ha demostrado lo contrario como boxeador que cae y vuelve a levantarse justo antes de que termine el conteo de protección. En julio pasado, por ejemplo, reseñamos una de sus sesiones de terapia física, y lo escuchamos hablar por primera vez.  

Y en este recorrido, Pedro ha descubierto que cosas que “uno da por hecho (como el movimiento en nuestro cuerpo), pues no son tan fáciles”.   

También ha sentido frustración. Hace poco esa emoción lo estremeció al enfrentar el dolor y la dificultad de movimiento, y le dijo a una de las terapeutas, que le preguntó qué le pasaba: “Yo me entiendo…”.

Su padre, que sabía interpretar ese momento, le replicó: “Esa frustración hay que dejarla atrás”.

Pedro, por lo tanto, sigue peleando, porque quiere ganar el combate.  

 

pedro gonzález no se quita
1/5
cor

Durante los pasados meses, Pedro ha continuado con sus terapias del habla, física y ocupacionales. (Facebook)

Durante los pasados meses, Pedro ha continuado con sus terapias del habla, física y ocupacionales. (Facebook)

Durante los pasados meses, Pedro ha continuado con sus terapias del habla, física y ocupacionales. (Facebook)

Durante los pasados meses, Pedro ha continuado con sus terapias del habla, física y ocupacionales. (Facebook)

Pedro sigue peleando, porque quiere ganar el combate. (Facebook)


Tags

yo soy ph