Piden ayuda para Jadelys Díaz

Por Rosita Marrero / rmarrero@primerahora.com 01/07/2014 |
Jadelys luce débil por el tratamiento que ha recibido. Sin embargo, sus progenitores Nahimara y Héctor (en la foto de abajo), contra viento y marea, luchan por animarla y dejarle saber que todo estará bien.  (jose.candelaria@gfrmedia.com)  
La niña fue diagnosticada con un agresivo tumor canceroso en el cerebelo en julio pasado.

Para Jadelys Díaz, una niñita de seis años que enfrenta un agresivo tumor canceroso en el cerebelo, resulta extremadamente difícil, como para otros tantos niños, el pasar por el calvario de un tratamiento que le mina sus fuerzas, la debilita, la irrita, le produce vómitos y llanto.

La niña, que apenas cursaba el pre escolar cuando fue diagnosticada con la condición en julio pasado, tuvo que someterse a una operación de emergencia en Centro Médico, para extraerle el tumor localizado entre el cerebelo y el talo.

Se le pudo sacar parte, pero tiene que seguir un agresivo tratamiento para eliminar lo que aún queda de la masa.

Jadelys recibió 31 radioterapias combinadas con quimioterapia y actualmente tiene nueve ciclos de este último tratamiento en tres etapas: una es hospitalizada, la otra por vena y la otra por boca.

Para los progenitores de la niña, Nahimara Castro y Héctor Díaz, la vida ha dado un giro de 180 grados ante la inesperada enfermedad de la niña, su sufrimiento y lo costoso del tratamiento. Aunque la pequeña está bajo la cubierta del plan de la Reforma de Salud, los gastos no se cubren en su totalidad. Cuando se le ha autorizado un tratamiento y unos medicamentos, luego hay que esperar meses para que se vuelva a autorizar. Pero la enfermedad no espera.

¿Cómo se dieron cuenta?

Comenzó con unos dolores de cabeza con vómitos. Cuando el pediatra la evaluó, dijo que era migraña porque el síntoma del dolor era en la parte del frente de la cabeza. Como siguieron aumentando los dolores de cabeza y los vómitos, la envió a un neurólogo, que la evaluó y determinó el mismo diagnóstico. Nunca se le hizo un CT de la cabeza. La nena siguió empeorando. En marzo, comenzaron los síntomas. En julio, comenzaron los desbalances, a caminar como los bebés, que se van de lado y encontramos que no era normal. La llevamos a Centro Médico, la enviaron a sala de emergencia y le hicieron un CT.

La condición se complicó con una hidrocefalia que se desarrolló a consecuencia del tumor, explicó Castro. Cuando le hicieron el CT tenía líquido en la cabeza y la llevaron a intensivo y le hicieron un drenaje. Luego, se procedió a remover el tumor.

¿Por qué no le hicieron un CT con anterioridad?

El neurocirujano que la evaluó indicó que pudo haber negligencia porque para hacer un diagnóstico de migraña hay que hacer un CT, para descartar.

Necesitan ayuda

Jadelys, según su neurocirujano, tiene un 80 por ciento de posibilidades de recuperación, luego de su operación. Sin embargo, para lograr esto, necesita continuar con su tratamiento de quimio y radioterapia.

Pero los padres exponen su necesidad de ayuda para costear los medicamentos y el tratamiento.

“Ahora mismo en Centro Médico, una de las quimio que es por boca, ellos no la tienen. Si conseguimos una receta, la podemos adquirir nosotros. Es cara, pero no sabemos cuánto. Tenemos que viajar desde Morovis al Centro Médico con regularidad, lo que constituye un gasto de gasolina. El plan no nos cubre los medicamentos”, indicó Castro.

Jadelys necesita todo el tiempo un medicamento -que no cubre su plan- para evitar las náuseas y vómitos. También necesita una inyección intramuscular diaria para mantener los glóbulos blancos altos, de manera que pueda tolerar la quimioterapia.

“Tienen que inyectarla diario. Son $400 cada potecito y la dosis da para dos días. El plan cubre una parte, pero como es diario, hay que esperar un tiempo a ver si lo vuelven a aprobar”, apuntó Castro.

La situación de estos padres, que tienen otros dos hijos de ocho y 10 años, se complica aún más. El papá se vio obligado a dejar su trabajo de hojalatero para atender a la niña y permitir así que su madre, quien se inicia como maestra en el Departamento de Educación, pueda trabajar. Las finanzas de la casa se afectaron en su totalidad al extremo que están a punto de perder su casa porque tienen varios meses de atraso y la cooperativa, dueña de la hipoteca, “no perdona”.

Durante la entrevista, Jadelys estaba quejosa, tirada boca abajo en la falda de su mamá. Recién había recibido una quimio y lucía débil. Sin fuerzas.

Para ayuda se pueden comunicar con la familia Díaz Castro al 787-615-6230. También puede hacer su donativo en la cuenta del Banco Popular #057-43-1949.

Tags

cáncer