Ruinas en proceso de restauración-VÍDEO

Por Libni Sanjurjo / lsanjurjo@primerahora.com 08/30/2013 |
Restaurar el edificio les permitiría contar con un espacio para 75 jóvenes. (lino.prieto@gfrmedia.com)  
El programa les ofrece alternativas artísticas e innovadoras.

Los balazos no iban contra él pero el estruendo de los disparos le partió la vida en pedazos porque aquel chico sabía que el ataque mortal era dirigido a su hermano.

La vida de “José” -nombre ficticio para proteger su identidad- se derrumbó. “Empecé a llorar en el piso porque fue algo bien duro, yo no creía que lo iban a matar”, cuenta el adolescente de 15 años de edad.

La venganza comenzó a merodear sobre las ruinas de su tierna existencia. “No quería saber nada de cosas buenas, yo quería todo malo. Me pasaba encerra’o en el cuarto, pensando... ”, confiesa.

Pero el joven estaba sensible al sufrimiento que desgastaba la salud de su madre -jefa de familia- ante la muerte de uno de seis hijos e hijas; no la podía ver así. “No sigas los mismos pasos que tu hermano porque te van a matar igual que a él”, le aconsejaba su progenitora.

Ya José le pisaba las huellas, aun cuando este le decía que se mantuviera estudiando. “Empecé a fumar marihuana..., a bregar en los puntos de drogas, yo era runner, lo que llaman runner, yo llevaba la droga; llegué a cargar armas, a llevarle armas a los que bregaban en el punto, yo le guardaba las armas a mi hermano (quien era bichote, nombre que se le da a los traficantes de drogas) porque mi hermano estaba en el punto, y decidí dejar la escuela”, narra.

El chico, sin embargo, detuvo sus pasos cuando dos nuevas alternativas -el football y el programa Brega Bien- llamaron su atención porque le ofrecían una forma de vida diferente; decidió darse la oportunidad. “Tengo que cambiar -se dijo a sí mismo- porque si yo quiero ser algo mejor no puedo estar así, y cambié, trato de cambiar un poco, y eso es lo que estoy haciendo”.

Trazó sus primeros pasos en el caserío cuando voluntariamente aceptó asistir a las clases de football que un muchacho les ofrecía para alejarlos de los puntos de drogas. Luego, llegó a Brega Bien, un programa del área de prevención y educación de la organización sin fines de lucro Iniciativa Comunitaria, para personas entre 12 y 24 años de edad expuestas constantemente a contextos y conductas de alto riesgo, que son: sexualidad, drogas, derechos, autoestima, interrupción educativa y violencia callejera.


En respuesta, el programa -fundado por el salubrista José Vargas Vidot, director de Iniciativa Comunitaria- les ofrece a los participantes estrategias innovadoras, comunitarias y artísticas, que incluyen cinematografía, pintura, radio y artes plásticas, para que se ocupen de su salud y de “bregar bien” mientras minimizan conductas de riesgo. “El desafío es que el joven reconsidere todo lo que representa el bien y se vincule con él”, explica el director Gabriel Morales.

“Y bregar bien es una decisión diaria. Estamos en construcción, somos seres que nos estamos renovando”, añade.

José, ¿qué te atrae del programa?

Que saben dialogar porque ya en el caserío uno no dialoga, ya eso es ‘me tiraste, pues vamos a entrarnos a puños’. Nos respetamos entre sí, entiende, y eso a mí me gusta. Me crié de una manera distinta a la de aquí.

¿Cambiar es fácil?

No. Todavía estoy pasando por el proceso.

¿Qué es lo más difícil de cambiar?

Creo que el tiempo que llevas con esa conducta porque, ya sabes, yo empecé en Brega Bien a los 15 años, o sea, que yo llevo con la conducta esa 15 años y cambiarla de un mes pa’ otro no es fácil, además si tu familia no contribuye.

Y es que uno de los giros que se promueven entre los participantes de Brega Bien es practicar los siguientes principios: respeto, comprensión, confidencialidad, equidad, solidaridad, comunicación, participación, integración y puntualidad.

Ahora, José se considera un artista gráfico aunque sus planes son convertirse en ingeniero civil luego de que termine los módulos educativos que le permitieron retomar su educación. “Me gusta esto aquí porque esto es tranquilo, es un ambiente diferente a lo que yo siempre he vivido y te tratan de alejar de las drogas, que yo estuve en eso y no me gusta, ya me alejaron, no quiero saber na’ de eso”, sostiene.

Un sueño : nueva sede

José es uno de los sobre 2,000 participantes que desde hace 17 años el programa ha logrado impactar desde su sede en Hato Rey. El lugar, sin embargo, se ha quedado pequeño ante la visión ambiciosa de su directiva -ahora sólo tienen espacio físico para 10 jóvenes-, ya que desean reconstruir un edificio de tres pisos que aspiran convertir en un centro que albergue a más jóvenes de las comunidades cercanas, como las del Caño Martín Peña, al tiempo que satisfaga las necesidades de estos relacionadas con sus creaciones artísticas.

Para ello necesitan recaudar $550,000, adicionales a los $400,000 que ya han logrado recoger durante los pasados cinco años, explicó Morales.

“Se escucha que la juventud es el futuro de Puerto Rico, pero son pocos los espacios enfocados a que jóvenes expuestos a conductas de alto riesgo puedan desarrollarse y salir de los ciclos de violencia en los que se encuentran. Ese es el sueño de Brega Bien, abrazar y reconstruir jóvenes para que salgan de esos ciclos a los que fueron destinados”, expuso Morales.

Para lograrlo, Brega Bien publicó el pasado 15 de agosto el primer lipdub puertorriqueño, que es un vídeo musical dirigido a lograr una meta, en este caso, la recaudación antes del 15 de septiembre.

Bajo el título de Moving, el proyecto de arte comunitario anima a los usuarios de las redes sociales a promover la campaña de recaudación de fondos a través de like, share y retweet a fin de lograr el mayor número de donantes que permitan alcanzar la meta. En el vídeo, que las personas puede buscar en bregabien.com, así como en YouTube, los jóvenes se convirtieron en los actores de la producción, que contó con una canción de la autoría de Macaco, titulada One move for just one dream.

Para Morales, una de las mayores recompensas es ver al joven que empieza a romper el ciclo de violencia, abrazar el bien y convertirse en autor de todos sus procesos.

Las estrategias de Brega Bien incluyen:

Medios de comunicación

Actividades creativas y artísticas

Pruebas de VIH (pre y post orientación)

Intervenciones educativas (grupales y personalizadas)

Trabajo de alcance comunitario

Referidos y seguimiento

Material preventivo

Literatura educativa

Asistencia en tareas escolares

¿Por qué Bregar Bien?

El nombre del programa desafía el significado original de la palabra bregar al agregarle el “bien”.

En la calle, bregar se relaciona con mujeres, armas y drogas. Pero en vez de ello, el programa aspira a que los jóvenes breguen, pero bien, que implica practicar la solidaridad, la compasión y el amor.