Sin temor el vaquero Kit Carson

Por Darisabel Texidor Guadalupe / darisabel.texidor@primerahora.com 08/17/2013 |
Tras ser víctima de bullying, Kit Carson dejó de ir a la escuela y se convirtió en autodidacta.  (Para Primera Hora / Edgar Vázquez Colón )  
Su primer reto en la vida fue superar el miedo a la socialización.

Juana Díaz. A Kit Carson nada lo detiene. Como un aguerrido vaquero del lejano oeste, vive sin temores. Incluso, enfrentó y superó el mayor de ellos: socializar.

Le tocó vivir y vencer los obstáculos que acarrea la condición de autismo. Pero lo hizo valientemente y rebasó todas las barreras. Carlos Luis Pérez Renta, su nombre de pila, nació en el pueblo de Arroyo hace 46 años y desde los cuatro se mudó junto con sus padres y hermanos a Juana Díaz. Allí, en la Ciudad de los Poetas comenzó a batallar con sus miedos. El pequeño ni siquiera quería conversar con nadie, eso le aterraba. Su comportamiento era muy distinto al de los demás niños de su edad. “Me pusieron en un centro maternal donde me ayudaron, pero lo que más me enseñó fue ver Plaza Sésamo”, sostuvo.

Del centro, Carlos pasó a la escuela. Allí vivió difíciles experiencias con sus compañeros de clase. Se convirtió en víctima de bullying. De esos días, prefiere no hablar. Sus padres optaron por ofrecerle una educación en casa. Así es como llegó a ser autodidacta, pues se dedicó a leer y aprender de todo. Además, su mamá Antonia Renta le obsequió un programa de inglés y hoy asegura irse de tú a tú con cualquier anglosajón.

Pero si algo le ayudó mucho más a desarrollarse y ser la persona sociable que es hoy, es su gran amor por los caballos. “Siempre me han gustado los caballos. Al principio lloraba (cuando los montaba), pero luego me acostumbré”, mencionó Kit Carson, nombre que un allegado le puso un día y decidió adoptar.

Poco a poco, los equinos se convirtieron en su terapia. Su pasión lo llevó a convertirse en fanático de los rodeos y las cabalgatas, participando en varios eventos dentro y fuera de su pueblo. Aún recuerda a su querido caballo Pinto, fallecido hace 17 años. “A los padres de un niño autista les digo que lo pongan en el lomo de un caballo y dejarán el mundo que los tiene atrapados”, insistió el también cibernauta y amante de la música de los 80 y country. Aunque no tiene un trabajo, Kit Carson disfruta amenizar eventos en los que presenta de manera peculiar espectáculos de fuegos artificiales, lleva parrandas, visita oficinas durante la época navideña y se viste de pastor durante la tradicional fiesta del Día de Reyes de Juana Díaz.

Entre sus logros, destacó haber completado un curso de locución y haber obtenido su licencia de conducir. “Yo me siento orgulloso de mi mismo, porque puedo hacer mis cosas solo y que la gente crea en mi”, manifestó sonriente.

Reiteró que una de sus inspiraciones ha sido la profesora Temple Grandin, quien enfrentó su autismo y se convirtió en catedrática de la Universidad de Colorado. “Me hubiese gustado conocerla”, añadió.

“Ayuden a que un niño autista no se quede encerrado en su mundo”, expresó el vaquero juanadino, quien agradeció el cariño y respeto de la gente.

Tags

Juana Díaz