Una misión: repartir amor

Por Istra Pacheco 01/30/2014 |
Olga Renta y Edna Rivera crearon la organización Hope Love Freedom, The Life Project, para ayudar a los necesitados y, a su vez , llevar un mensaje de amor a aquellos que no lo tienen. (teresa.canino@gfrmedia.com)  
A través de sus iniciativas, Olga Renta y Edna Rivera recaudan dinero y artículos para ayudar a otros y graban vídeos de apoyo a la comunidad gay.

Como muchas parejas del mismo sexo, Olga y Edna han sentido el rechazo de algunas de las personas que más aman.

Desde que decidieron unirse han pasado muchas Navidades y cumpleaños solas, sin el calor del hogar, simplemente porque se aman y los demás no pueden bregar con eso.

Pero, en lugar de sentarse a lamentarse o llorar, Olga Renta Esteva y Edna Rivera Medina decidieron transformar ese dolor en algo positivo y crearon la organización: Hope Love Freedom, The Life Project.

Aunque apenas está en pañales, ya han conseguido enganchar a Ricky Martin quien posó con un cartel que tiene su lema: I Adopt Love, y con el que esperan crear un movimiento de familiares y amigos para aquellos que se quedan sin el respaldo de los de su propia sangre.

“Cuando yo empecé a salir con Edna no fue bien visto por su familia... el próximo día de Acción de Gracias nadie nos invitó a ningún sitio. No teníamos a casa de quién ir para compartir y días después le digo '¿por qué no buscamos a alguien que nos adopte?' Ella me miró como si yo fuera loca... y yo le digo, 'sí, que sea simbólicamente, que tengamos alguien con quien pasar días significativos' y así surgió todo”, contó Olga.

“Queremos crear una comunidad que puedan reunirse todos juntos y a través de la que se pueda dar apoyo a otros; que esto crezca”, agregó Edna.

Artistas como Johanna Rosaly, Jorge Castro y Alfonsina Molinari también han posado con el lema y les han grabado mensajes de apoyo que están disponibles a través de sus páginas en las principales redes sociales y en su página web www.hopelovefreedom.com.

A largo plazo esperan seguir sumando videos de concienciación con personalidades conocidas.

“Queremos que los padres vean que si ellos no están dispuestos, hay mucha otra gente que sí está dispuesta a dar amor”, destacó Edna.

De esa primera idea, ya han surgido además otras iniciativas. Una de ellas es ayudar a gente de escasos recursos que ambas identifican en su andar por la vida.

Así fue como le extendieron la mano a un deambulante que suele pasar con un carrito de compra por su casa, al que ahora le compran comida para él y su mascota. Así fue como organizaron una recolecta de artículos de primera necesidad que reparten a un grupo de mujeres deambulantes a las que volverán a impactar el 16 de febrero, y así también fue como en tres meses levantaron $2,300 para construir la cocina de una joven de 23 años que, tras ver sus signos de malnutrición, descubrieron que vive en una pequeña casita de madera y zinc sin lugar para preparar sus alimentos.

Para ayudar a esa joven rifaron artículos como una cámara que Olga se ganó en su trabajo y mandaron a hacer camisetas con el logo de la organización, entre otras ideas ingeniosas. Luego buscaron entre varios contratistas hasta que encontraron a uno dispuesto a hacer el trabajo prácticamente sin sacar ganancias. Esa construcción arrancó precisamente ayer.

“Uno ve todos los días personas que necesitan ayuda, las vemos y es como si sintiéramos una señal y no podemos dejarlo pasar... esa es la parte de la esperanza que queremos transmitir”, afirmó Edna.

La otra iniciativa que es la que se relaciona con la libertad es la de viajar por el mundo, que es uno de los sueños que ambas han tenido desde siempre. Pero, en lugar de irse como cualquier turista, han ido vendiendo todas sus pertenencias incluyendo el carro, para poder visitar a partir de abril una decena de países en cinco meses, llevando su mensaje de esperanza.

Las chicas van a posar con su cartel, igual que lo hizo el intérprete de “Livin' la Vida Loca” en diferentes lugares emblemáticos explicándole a todo el que puedan que es importante transmitir amor y apoyar a las personas que –por la razones que sean– no tienen a su familia cerca. Luego van a subir las imágenes a las redes sociales y crear un documental con el que esperan multiplicar su idea a través del mundo. Las jóvenes aceptan donaciones que pueden ser desde artículos de higiene para repartir entre deambulantes, tiempo para compartir con otros o dinero para continuar con su labor.