Voces contra el cáncer de mama

Por Agustín Criollo Oquero 10/23/2013 |
Los maestros Luz, Migdalia, Wanda, María, Zenaida y Nataniel procuraron que sus estudiantes entendieran la importancia de la detección temprana.  (jose.reyes@gfrmedia.com)  
Decoraron un árbol con cintas rosadas en recordación de las víctimas del cáncer

Fajardo. Ambas conocen lo que es ser sobrevivientes del cáncer de mama; la incertidumbre y el desasosiego que produce ese primer diagnóstico de la terrible enfermedad que anualmente cobra la vida de miles de mujeres en el mundo.

Es por ello que María Vázquez y Zoraida Feliciano, maestras de Salud y Teatro, respectivamente, de la escuela superior Santiago Veve Calzada en Fajardo -con el apoyo de un contingente de colegas de otras materias- organizaron esta semana la actividad de concienciación sobre la importancia de la prevención temprana del cáncer “La esperanza se viste de rosa” en el teatro escolar.

“Mi mamá fue paciente de cáncer. Luego de que se le diagnosticara, su doctora me dijo que me hiciera varias pruebas por la predisposición genética que existe y me encontraron algo, pero gracias a que lo detectaron temprano pude luchar y sobrevivir”, explicó Vázquez quien venció la enfermedad hace 11 años y subrayó la importancia de una detección temprana.

“Cuando me dieron el diagnóstico sentí muchos deseos de luchar por mi familia. Cuando llegaba de las quimioterapias era terrible, decía que no quería volver pero gracias a mis hijas y mi esposo, me levantaba para seguir. Nunca dejé de trabajar”, explicó la educadora fajardeña.

Asimismo, Feliciano, compartió su experiencia como sobreviviente de cáncer de mama y aseguró que fue su fe y su familia donde pudo resguardarse para lograr vencer la enfermedad hace nueve años.

“Cuando me dieron el diagnóstico no lloré ni renegué. Me quedé tranquila porque algo me decía cuando fui al doctor que el resultado iba a ser positivo de cáncer”, recordó la profesora, principal organizadora de la actividad donde participaron estudiantes de todos los grados.

“Esa noche que me dijeron que tenía cáncer en casa fue como una noche de velorio pero me mantuve activa y después de 35 radioterapias, en septiembre pasado terminé con mis nueve años de quimioterapia por la boca”, añadió.

Las educadoras, junto a otros siete maestros del plantel fajardeño, recalcaron la importancia de realizar este tipo de actividades en las escuelas para sensibilizar a los estudiantes con el propósito de que comprendan y prevengan esta terrible enfermedad.

“Mientras en otras escuelas celebran Halloween, que no aporta a nada, aquí nosotros celebramos la vida y llevamos un mensaje de conciencia a los jóvenes a estar preparados ante esta enfermedad que le puede tocar a cualquiera”, aseguró por su parte Marta García, maestra de Español, quien también forma parte del comité organizador.

Durante la actividad, la entrega de los estudiantes era total. Chicos y chicas modelaron con entusiasmo creativos diseños de sostenes color rosa hechos a mano en apoyo a los sobrevivientes de cáncer.

Luego, en el patio central del plantel escolar, escogieron un árbol que decoraron con cintas rosadas como símbolo de las víctimas del cáncer.