Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Cójalo con calma, no es un insecto venenoso

Por Lester Jiménez / Para Primera Hora 09/06/2018 |11:45 p.m.
Se pensaba que se trataba de un insecto triatomino, conocido también como “chinche besucona” o “kissing bug”, portador de la enfermedad de Chagas. (Suministrada)  
Insecto invasor, que se pensó podía ser letal para los humanos, come plantas y no sangre.

Que no cunda el pánico. 

El insecto que por las pasadas semanas ha alarmado a los residentes de la costa oeste de la Isla, y que se creía podría transmitir la enfermedad de Chagas, es realmente otro tipo de chinche que se alimenta de plantas y no representa una amenaza a la salud de los seres humanos.

Así lo confirmaron tanto el Dr. Carlos Rosario, catedrático y entomólogo de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez, como el secretario de Agricultura, Carlos Flores, quienes aseguraron que no hay ningún riesgo a la salud, a pesar del incremento en la presencia de estos especímenes. 

“Lo primero que hay que decir es que no hay nada por qué preocuparse. Estos insectos no pican a las personas y fuera de que molesta su presencia, no hay nada más por qué alarmarse”, comentó Rosario a Primera Hora.

Según explicó, se trata del Leptoglossus gonagra, conocido también como el Chinche de Patas de Hoja (Leaf Footed Bug), que pertenece a la orden Hemíptera, específicamente a la familia de los Coreidae. Son muy comunes en la costa del Golfo de México y también en el Caribe, pero no transmiten ninguna enfermedad. 

“Son negros, tienen unas marcas anaranjadas en la parte ventral y son polífagos, o sea, se alimentan de plantas, no de sangre”, subrayó.

La preocupación de varios residentes y comerciantes de los pueblos de Añasco, Rincón, Cabo Rojo y otras regiones de la zona –lo que fue explicado en el semanario Suroeste– surgió cuando hace dos semanas comenzaron a surgir estos insectos, que medían cerca de una pulgada de largo, y que invadían casas y establecimientos al aire libre, atraídos por la luz. 

Su parecido con el insecto identificado como portador de la enfermedad de Chagas alarmó a la comunidad, sobre todo por tratarse de un mal que en la mayoría de las ocasiones es asintomático, pero puede generar complicaciones cardiacas a largo plazo.

Países como Estados Unidos, España, Italia, Australia y Japón, entre otros, han registrado un incremento de casos de Chagas en los últimos años, aunque el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos especifica que no se ha registrado ningún caso en el Caribe. 

“La gente los confunde con la chinche besucona porque pertenecen a la misma orden (Hemíptera), pero no son de la misma familia. La besucona pertenece a la familia reduviidae. Son muy distintos”, explicó.

Flores, por su parte, aseguró que ese insecto es muy común en la Isla, aunque no necesariamente se exhiben en grandes cantidades.

El titular de Agricultura dijo que, a través de la División de Sanidad, recogieron muestras que fueron enviadas a la directora del Museo de Entomología y Biodiversidad Tropical de la Estación Experimental Agrícola y al Colegio de Mayagüez para su evaluación y confirmación de que no se trata de un insecto peligroso. 

“Es muy probable que, por el exceso de lluvia y la vegetación alta, se hayan reproducido más rápido. Si a eso le sumamos, por ejemplo, una baja en la presencia de enemigos naturales, como los lagartijos, podría ser la razón para ver una explosión de estos animales”, apuntó Flores.

“Pero eso debe bajar. No es algo que sea permanente. Son ciclos y en unas semanas debe volver a la normalidad”, sentenció.

Regresa a la portada