Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Dan cara los 5 baloncelistas desertores cubanos

07/19/2012 |
Sanos y salvos de izquierda a derecha, Juan Pablo Piñeiro, Leonel Batista, Ismael Romero, Enrique Ramos y Yudniel Pérez, los cinco canasteros que abandonaron la selección cubana durante el pasado Centrobásket. ([email protected])  
Los cinco baloncelistas que abandonaron el equipo de Cuba en el Centrobásket hablaron ayer de lo que han sido sus días en las Isla.

Su llegada no fue nada pretenciosa, e incluso se mostraron algo retraídos, pero los cinco canasteros cubanos que desertaron el pasado 19 de junio durante la celebración del torneo Centrobásket, en Hato Rey rompieron ayer el silencio en su primera entrevista pública desde que tomaron la difícil decisión de dejar atrás a sus familiares y amigos en busca de un mejor futuro.

Los baloncelistas Juan Pablo Piñeiro, Ismael Romero Fernández, Leonel Batista, Yudniel Pérez Arango y Enrique Ramos Abad hicieron ayer sus primeras declaraciones desde que abandonaron al equipo de baloncesto cubano. Los cinco canasteros comparecieron al programa Cubaleaks Noticias en la emisora Acción 740 AM, que conduce Jay Martínez junto con Enrique Rubio y además, contestaron preguntas directas a Primera Hora de lo que han sido sus días en la Isla.

En buen aspecto físico, aunque todavía algo tímidos al expresarse, los atletas cubanos explicaron lo que han sido sus días en la Isla, hablaron de sus planes futuros, de su deseo de permanecer en la Isla y de lo difícil que ha sido completar el proceso de asilo político.

“Fue una decisión dura y no todo el mundo puede hacer lo que nosotros hicimos, pero en la vida hay que elegir el camino. Puerto Rico fue la mejor opción al ser territorio estadounidense y teníamos unos beneficios, aunque todavía no se nos han dado del todo”, comentó Pérez Arango.

Según explicaron, la idea de abandonar el equipo de baloncesto no pasó por sus mentes hasta que estuvieron en la Isla.

“No fue algo planificado. Estuvimos en la ceremonia de apertura y jugamos el primer partido. Al siguiente día, durante la cena en el hotel Verdanza en Isla Verde salió una conversación sobre el buen trato en Puerto Rico, que la comida estaba riquísima y que nos encantaba la Isla”, explicó Romero Fernández con gran convicción durante la entrevista radial.

Entonces, el tema de la deserción se trajo a la mesa ya que, según reconocieron, entre sus sueños está ir a una universidad y jugar baloncesto profesional.


“De momento nos miramos, y nos dijimos ‘¿por qué no hacerlo? y tomamos la decisión. Salimos con un destino incierto porque no conocíamos a nadie, así que pedimos un taxi y le pedimos que nos llevara a cualquier parte que no fuese el hotel e hicimos contacto con un boricua que es a todas y que se merece lo mejor”, añadió Romero Fernández sin mencionar a la o las personas que los están ayudando en la Isla.

Ramos Abad fue enfático al indicar que nadie en Puerto Rico, ni nativo ni cubano, se les acercó en ningún momento para incitarlos a que desertaran de la delegación cubana.

“Nadie nos ofreció nada ni nos incitaron para que nos quedáramos y desertáramos. Todos aquí tomamos la decisión, de manera individual, de quedarnos, y en mi caso, era la única forma de cumplir mis sueños de jugar baloncesto profesionalmente”, recalcó Ramos Abad.

Días difíciles

Dada la espontaneidad de su decisión, y del hecho de que ninguno de los jugadores tenían algún familiar fuera de Cuba, Romero Fernández admitió que la primera semana en Puerto Rico fue de mucho sacrificio.

“Esos primeros cinco días fueron difíciles, pero de la misma forma somos personas que tiramos para adelante”, señaló Romero Fernández en un aparte con Primera Hora.

Según explicaron, hicieron contacto con el abogado Sergio Ramos para comenzar el trámite de solicitar asilo mediante la Ley de Ajuste Cubano, pero el proceso no ha sido fácil.

“No tenemos los mismos beneficios que los demás cubanos que han pasado por este proceso, aunque estamos trabajando para eso. Llevamos un mes en Puerto Rico, pero no tenemos nada en la mano. Sergio (Ramos, abogado) nos dijo que las cosas han cambiado en cuanto a la ley y el gobierno”, añadió Pérez Arango.

“Lo que queremos es poder jugar baloncesto para demostrarles a qué vinimos y lo que podemos hacer, ni más ni menos. Establecernos como jugadores no va a ser fácil, pero lo que tenemos que hacer es ponerle empeño y ganas, y eso es lo que vamos a hacer todos y cada uno de nosotros”, enfatizó Batista.

Precisamente, Sadia Mercedes, representante de los jugadores, mencionó que tres de los baloncelistas ya tienen ofertas universitarias, aunque no mencionó el nombre de las instituciones. Romero Fernández dijo que desea estudiar relaciones públicas, mientras que Ramos Abad está interesado en ser psicólogo. Mientras Piñeiro, el más joven y tímido del grupo, dijo que tiene sus opciones abiertas en cuanto a lo que desea estudiar.

Tranquilos y saludables

Los cinco jugadores indicaron que están bien físicamente y que han tenido comunicación con sus familiares en Cuba.

“Estamos bien y no nos quedamos en la calle, pero preferimos no decir con quién nos quedamos para protegerlo, pero queremos que sepan que estamos bien y saludables”, sostuvo Romero Fernández a Primera Hora.

Incluso, Romero Fernández agradeció de todo corazón la ayuda que tanto él como sus compañeros han recibido del pueblo puertorriqueño.

“Estamos agradecidos con todos los puertorriqueños, con todos los que nos han ayudado, y estamos dispuestos a ser unidos con este pueblo. Puerto Rico es un país excelente y nos encanta porque se parece muchísimo a Cuba y de aquí no nos movemos. Nos quedamos en la Isla, y aunque salgamos a jugar en el exterior, queremos vivir en Puerto Rico”, sentenció Romero Fernández.