Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

En cancha, pero con el pueblo en el corazón

Por Lester Jiménez / [email protected] 07/18/2019 |08:14 p.m.
Al igual que el miércoles en Ponce, el público llegó el jueves a la Chavalillo Delgado de Aguada con carteles exigiendo la salida de Ricky Rosselló de la gobernación. ([email protected])  
Para Gilberto Clavell, la situación ha trastocado el espectáculo que representa la serie final del principal torneo de baloncesto del país

A pesar de encontrarse en medio de una serie final del Baloncesto Superior Nacional (BSN), varios jugadores de los Santeros de Aguada y de los Leones de Ponce no pueden ocultar su preocupación por la situación que ha acaparado la atención de todo Puerto Rico en días recientes: las protestas a la gestión del gobernador Ricardo Rosselló y la petición de muchos sectores para que abandone el cargo.

Y es que, aunque se supone que la mente y el corazón se encuentren en la cancha, también se ven afectados por lo que sucede fuera del tabloncillo, al punto de que, entre ellos mismos, hay consenso de que el primer mandatario debe dejar la Fortaleza.

“Tenemos que estar pendiente a nuestro trabajo, que es un campeonato, pero la verdad es que nos toca lo que está pasando en el país. A veces es muy difícil enfocarse porque se trata de Puerto Rico. A la misma vez, sabemos que tenemos un trabajo que hacer”, sostuvo el veterano armador de los Santeros, Filiberto Rivera, quien no tuvo reparos en unirse al coro de voces que piden su renuncia,

“Estoy en contra de la corrupción, estoy en contra de lo que pasa en (el Departamento de) Educación y todo lo malo que está haciendo Ricky (Rosselló). Yo tengo dos hijos y eso me toca. Debería renunciar. Como dijo José Juan (Barea) en el tuit, creo que debe pasar la bola”, agregó Rivera.

Para Gilberto Clavell, la situación ha trastocado el espectáculo que representa la serie final del principal torneo de baloncesto del país

“Todo esto afecta el deporte porque se supone que el deporte sea el alivio de la gente y con todo lo que estamos viendo, no se está hablando de esta final. Todo es Ricky, Ricky Ricky. Me preocupa porque, aunque vivo mucho tiempo en Estados Unidos, toda mi familia está aquí y sé que es difícil ver las cosas que están sucediendo”, sostuvo el también canastero de los Santeros.

“Él (Rosselló) no escucha al país. Es sencillo ver que la gran mayoría de la gente está (de que permanezca como gobernador) y el señor se quiere quedar. Yo pienso que, por el bien de Puerto Rico, para que las manifestaciones no escalen a un nivel más alto, debería renunciar y espero que todo se resuelva lo más pronto posible”, apuntó.

El tema no solo se discute en las calles, en la radio, en los cafetines o en las oficinas médicas del país. También en los camerinos de los dos equipos finalistas del BSN. Al punto de que todos los jugadores están al tanto de la situación. 

“Todos estamos pendientes de lo que pasa. Lo hablamos entre nosotros. A diario prendemos el televisor y vemos las noticias. Hay mucha molestia. Este personaje debe renunciar, pero hay que crear un precedente. El que venga atrás, que sepa que el pueblo tiene el poder y si no hace su trabajo, se va a volver a desbordar”, sostuvo Carlos Rivera, armador de los Leones de Ponce. 

Del mismo modo, Matt López se mostró indignado con la situación del país y tampoco titubeó en pedir la salida, no solo del gobernador, sino de todo su equipo de trabajo, involucrado en escándalos por mala administración.

“Lo que se refiere a la corrupción, es inexcusable y punto. Es duro porque las investigaciones hasta ahora han demostrado que algunas personas estaban relacionadas con el tema de la corrupción, pero parece que había mucha más gente del gabinete”, sostuvo López, quien dijo que, aunque como jugadores profesionales deben separar su trabajo de lo que sucede en el resto del país, no deja de impactarles.

“Se deben ir todos. Incluyendo al gobernador. La corrupción a ese nivel es inaceptable”, subrayó.

Incluso, el canastero dominicano Rigoberto Mendoza, a pesar de ser importado, no solo probó estar al día con lo que sucede en el país, sino que, además, demostró gran interés en que se encuentre una solución al tranque gubernamental.

“Como dominicano, pero hijo adoptado de Aguada, me uno a la cadena de la multitud que piden la renuncia del gobernador. Todo lo que ha salido, desde el chat y todo lo demás que está pasando en el país, es una vergüenza y si no renuncia por las buenas, hay que sacarlo entonces por las malas”, sentenció.


(Lester Jiménez)

Se manifiestan en las canchas

Durante el quinto partido de la final, que se jugó anoche en Aguada, integrantes de la audiencia aprovecharon la oportunidad para exigir, como lo han hecho muchos puertorriqueños, la renuncia del gobernador Ricky Rosselló.

Entre las gradas se pudo observar pancartas y hasta cruzacalles contra el reclamo al primer ejecutivo de Puerto Rico.

El caso también se dio el miércoles en el auditorio Pachin Vicens de Ponce, cuando se celebró el cuarto encuentro de la serie final del Baloncesto Superior Nacional (BSN).

Regresa a la portada

Tags

AguadaSanteros de Aguada