Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Los Gigantes hieren de muerte al rey Santurce

06/11/2008 |
Richie Dalmau (izq.), de los Cangrejeros de Santurce, intenta detener el paso a Filiberto Rivera, de los Gigantes de Carolina.  (Primera Hora / José L. Cruz Candelaria)  

¡Uno mÁs!

Esa fue la consigna del base de los Gigantes de Carolina, Filiberto Rivera, tras combinarse con Ebi Ere para anotar 44 puntos y liderar a su equipo a un triunfo, 80-73, sobre los Cangrejeros de Santurce en el Coliseo José Miguel Agrelot.

Con el triunfo los Gigantes aseguraron al menos un empate por un puesto en la serie final, y de ganar uno más entrarían directo.

Los campeones Cangrejeros, por su parte, ya pueden irse despidiendo de su título ya que si la cosa sigue como pinta, este año el trofeo tendrá nuevo dueño. Lo único que los salvaría es si ganan sus próximos dos partidos o que la decisión del comité apelativo de la liga de Baloncesto Superior Nacional en torno al caso del refuerzo Rodney White con los Capitanes de Arecibo sea ratificada por la Junta de Gobierno hoy y le otorgue cinco puntos adicionales producto de los dos juegos que serían confiscados a los Capitanes.

Pero, irrespectivamente de la decisión que concierne a Arecibo, los Cangrejeros tenían que preocuparse por ganar y anoche Carolina les demostró su superioridad ofensiva.

Los Gigantes gozaron de una noche de ensueño desde la línea de los tres puntos al atinar 24-12 en triples, incluyendo seis de Ere y cuatro de Rivera.

Excepto al inicio del partido, cuando Santurce arrancó caliente con ventaja temprana de 17-8, los Gigantes dominaron a gusto casi todo el transcurso.

De hecho, cerraron ese primer parcial con avance de 11-1 para irse al frente 19-18 con donqueo de Ere restando 24 segundos.

Por su parte, Santurce no metía la bola ni en una piscina. Intentaron triples a diestra y siniestra y la bola no encontró la malla.

Lo irónico es que con su tiro a distancia incapacitado, dejaron de penetrar al canasto y no fue hasta la segunda mitad cuando ya estaban abajo por 15 puntos, 49-34, restando 5:37 que entonces insistieron en llevarle la bola a la pintura a Robert “Tractor” Traylor.

La mole de los Cangrejeros no decepcionó y cargó la ofensiva junto a Larry Ayuso para pegarse a tres tantos, 76-73, faltando 44 segundos con bombazo de Ayuso.

No obstante, Rivera atinó dos tiradas libres cruciales con 30 segundos y Ere agregó un donqueo con diez segundos para asegurar la victoria y propiciar el grito de la fanaticada carolinense: “No pueden con los Gigantes”.

Pero, Rivera advirtió que esto no se ha acabado. “Todavía nos falta una victoria para asegurar que estamos dentro de la final (sin tener que ir a juegos de desempate)”, dijo Rivera. “Dejampos escapar un partido contra Guaynabo y ahora no podemos darnos el lujo de perder”.