Potente reacción de los Sixers

Por The Associated Press 04/15/2019 |11:48 p.m.
Ben Simmons (AP/Chris Szagola)  
Filadelfia, que perdió el primer juego ante los Nets, los aplastó en el segundo por 145-123.

FILADELFIA. Ben Simmons tuvo que escuchar a la fanaticada de Filadelfia.

Con la misma fanaticada de los 76ers que Simmons criticó por abuchearle en el primer partido de los playoffs volviéndose loca en el segundo encuentro, Simmons se llevó una mano a la oreja derecha, en un gesto que evocó el movimiento característico de Allen Iverson para estimular gritos aún más fuertes.

Y lo hizo con Iverson apoyando a los Sixers desde fuera de las líneas.

Simmons acumuló 18 puntos, 12 asistencias y 10 rebotes el lunes, y los Philadelphia 76ers tuvieron una respuesta para los incómodos Brooklyn Nets al vapulearlos 145-123 para igualar su serie de playoffs de la Conferencia Este.

Simmons tuvo una desastrosa noche el sábado en el primer juego, primero en la cancha (nueve puntos) y luego desde una perspectiva de relaciones públicas luego de que criticó a los fanáticos por abuchearlos por un juego en el que los Sixers nunca se vieron con oportunidad.

Dio un paso atrás al día siguiente durante una práctica y no le dio la oportunidad a los 20,591 asistentes a hacer otra cosa que no fuera rugir en aprobación en el segundo partido.

Simmons mostró las características de jugador All Star que ayudaron a llevar a los Sixers a 51 victorias, y se mostró agresivo desde el inicio del partido. Utilizó su tamaño y su velocidad para atacar en penetraciones y consiguió 16 puntos en la primera mitad, para en el tercer parcial poner el juego fuera de alcance.

Los Sixers abrieron el marcador con un avance de 14-0 para comenzar la segunda mitad y luego extendieron la ventaja a 20 con un robo y un canasto en fuga por parte de Simmons. Con el público que llenó a capacidad el coliseo, Simmons recibió una gran ovación cuando se llevó la mano a la oreja derecha al igual que Iverson hizo en sus mejores momentos.

Iverson y su excompañero de los Sixers, Dikembe Mutombo, asistieron al juego y lanzaron camisetas a la multitud.

Los Nets se derrumbaron en la segunda mitad, superados tal y como esperaban los expertos y los corredores de apuestas (eran escogidos para perder el segundo juego).

Joel Embiid optó por jugar una vez más en medio de una tendinitis en su rodilla izquierda y se recuperó después de un lento primer encuentro. Embiid anotó 13 puntos en el tercer parcial cuando los Sixers  aumentaron su ventaja a 29 puntos.

Con una restricción de minutos, Embiid recibió ayuda inesperada del popular sustituto Boban Marjanovic. Anotó 14 puntos en la primera mitad (solo Simmons tuvo más con 16) y permitió que los Sixers encontraran un nivel de comodidad en la ofensiva con Embiid por largos períodos de tiempo.

“Este es el camino en que estamos con Joel”, dijo el entrenador Brett Brown. “No hay duda de que él es nuestra joya de la corona”.

Embiid fue blanco de una falta antideportiva por lanzar un codazo al final de la mitad y los Sixers con una ventaja de 65-64. Los Nets hicieron tiraron de 23-10 desde los tres puntos para permanecer en el juego y mantener la posibilidad de un segundo triunfo al hilo.

Embiid terminó con 23 puntos y 10 rebotes, y Marjanovic anotó 16.

Los Nets se dirigen a casa para los Juegos 3 y 4, ciertamente agradecidos por una división de honores y al menos una mitad de buen baloncesto antes de que los Sixers los despedazaran. Spencer Dinwiddie lideró a los Nets con 19 puntos y D’Angelo Russell tuvo 16.

Regresa a la portada

Tags

Ben Simmons