Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Voces del básket: entre el “Sensacional” y el “Rico chachachá” -VÍDEOS

Por Raúl Álzaga / [email protected] 09/10/2013 |
El veterano narrador cuenta el origen de algunas de sus pegajosas expresiones. (Archivo)  
Ernesto Díaz González ha marcado generaciones isleñas con sus famosas frases, del mismo modo que en el pasado lo hizo Manuel Rivera Morales.

¡Yúpiti! ¡Échale! ¡Salsa! ¡Agua pa’ los gallos!

¿Quién no ha escuchado estas frases coloquiales en la voz del narrador Ernesto Díaz González? Son expresiones que ya conocen los seguidores del baloncesto boricua. Pero si usted es una de esas personas que apenas acaba de sumarse a la fiebre del básket que arropa al país debido a la participación del Equipo Nacional en el torneo Premundial de las Américas estos días y recién las escucha  por primera vez, pues aquí les ofrecemos lo que significan.

Sepa que muchas de ellas son de la invención propia de Díaz González, quien lleva 51 de sus 74 años narrando varias disciplinas del deporte. Mientras, otras provienen de su juventud o de sus años universitarios. Y de ahí las ha llevado por cuentagotas a la pantalla chica, incluyendo la más reciente “¡Agua pa’ los gallos!”, que ha tenido gran acogida entre los fanáticos del baloncesto  como parte del furor generado por nuestro Equipo Nacional en Caracas.

“Ha sido asombroso. No importa donde vaya, sea la gasolinera, la lavandería o el supermercado, alguien siempre me hace alusión a la frase de ‘¡Agua pa’ los gallos!”. No pensaba que iba a pegar tanto”, dijo Díaz González a Primera Hora.

Resulta que esa “nueva” suma a su repertorio de sobre 20 frases data de su niñez, cuando su padre solía llevarlo a la gallera  en Sabana Llana cuando apenas tenía unos 12 años de edad, según relata el afamado narrador.

“Mi papá me llevaba mucho a las peleas en la gallera de  Manolín Monge. Recuerdo que siempre había alguien que pasaba por las jaulas de los gallos que acababan de pelear para echarles agua a ver si revivía a algunos. Gritaba “Agua pa’ los gallos”.  Y eso se me quedó. Lo relacioné con algo así como: “¡Se acabó el juego!” y decidí utilizarlo hace poco y pegó”, indicó Díaz González.

“De hecho, esa comencé a usarla hace un par de años en un juego en Arecibo y tuve buena crítica, así que la dejé en el repertorio”.

Algunas de sus más conocidas, como “¡Y va a seguir!”, “Sigue con el yoyo” y “Gulú, gulú y pa’ fuera” las copió de algunos de sus amigos de adolescencia cuando cursaba escuela superior o asistía a la Universidad de Puerto Rico.

“Cuando solíamos pegarnos vellones en la universidad y no le soltaban el guante a alguien, mi amigo Georgi Mendoza solía decir “¡Y va a seguir!”. El de “Gulú gulú y pa’ fuera” era de Paquito Girona, que lo decía durante los juegos en el Sixto Escobar cuando se salía un balón del aro. Y el de “Sigue con el yoyo” me lo decía mi maestro de educación física Pepe Hernández cuando alguien se quedaba pegado dribleando y no hacía más nada”, recordó Díaz González.


Otras como “Por el cristal”, “¡Échale!”, “Tirada libre de dos” y “Rico chachachá” fueron luego de su propia creación a medida que evolucionó como narrador para la década de los 80.

“Comencé en esto para 1962, pero no fue hasta el Premundial en Brasil de 1984 que empecé a utilizar esas frases a instancias de mi esposa Norma Hernández. Yo no me atrevía pero ella me decía que esas frases guardaban relación con el juego. Tanto estuvo ahí hasta que las usé”, dijo el narrador de 74 primaveras.

“La frase de ‘Por el cristal' me la inspiró José ‘Piculín’ Ortiz con su tiro de tabla, mientras que la de ‘Tirada libre de dos’ la usé por primera vez en un canasto a media distancia de Jerome Mincy.  La de ‘Puente aéreo’ la usé con un pase de Mario ‘Quijote’ Morales a ‘Piculín’ para donqueo”. 


Díaz González explicó además que en el caso  de “Échale” la frase  tiene como fin resaltar los canastos de tres puntos, la de “rico chachachá”” es para cuando un jugador corre con el balón y la “de lagrimita” la aplica cuando un jugador atina un canasto a duras penas.

“Esas honestamente no me acuerdo el momento específico que las comencé a usar, pero también empezaron para los años 80”, agregó Díaz González, quien tiene una página en Youtube donde colecciona al momento 109 juegos de Puerto Rico o del BSN.

Ya más recientemente juega también con los apellidos de Carlos Arroyo y José Juan Barea, destacando “Arrollando” cuando el primero está dominando en un partido o “El Show de Barea” o “Barea, Barea, Barea”  cuando el segundo hace cosas magníficas o marca un triple.

Manolo, el maestro

El arte de establecer frases para describir jugadas deportivas y que se hacen parte de la jerga de todo un pueblo no es exclusiva de Ernesto Díaz González.

¿Quién no recuerda la potente voz del trujillano Manuel Rivera Morales en la descripción de los juegos del BSN y la selección entre la década del 1960 y el 1980? 

Muchas de sus frases todavía hoy en día son recordadas pese a que éste falleció en el 25 de mayo de 2000 y dejó de narrar partidos casi una década antes de su partida.

El diccionario léxico de Rivera Morales hizo famosas las frases “Ayúdalo Divina Pastora” cuando clamaba por la bendición divina para un jugador en la ofensiva; y “Son de goma” cuando se maravillaba como un jugador se levantaba del piso como si nada hubiera pasado luego de recibir  un golpe.

Otras frases patentizadas por Rivera Morales fueron el consabido “Apúntenlo” para confirmar puntos marcados;  “Wonderful” o “Sensacional” para alabar jugadas fuera de serie; “¡Manos Arriba!”  para anunciar un canasto de tres puntos; y su célebre “¡Qué juego, señoras y señores, qué juego!”  para describir juegos “No aptos para cardíacos”.