Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Atléticos de Oakland seguirán con Billy Beane como su gerente general hasta 2019

02/07/2012 |09:35 p.m.
Billy Beane sigue siendo considerado entre los más importantes gerente generales en las mayores. (AP/Archivo/Eric Risberg)  
Beane sigue siendo considerado entre los más importantes gerente generales en las mayores.

Oakland.- Billy Beane planea seguir con los Atléticos de Oakland durante un buen rato.

El dueño de los Atléticos Lew Wolff anunció el martes que el club llegó a un acuerdo para renovarle el contrato al gerente general, cuya gestión inspiró un éxito de librería y luego una taquillera película que ha recibido varias nominaciones a los premios Oscar.

Beane tendrá un contrato que abarcará hasta la temporada 2019. El presidente Michael Crowley también renovó hasta 2019.

Wolff, al confirmar una información difundida primero por Bloomberg Television, dijo a Prensa Asociada en un correo electrónico que los contratos están por consumarse.

Wolff confía en el liderazgo y el carácter innovador de Beane en sus planes para mudar el equipo en un nuevo estadio en la zona de San José.

La organización necesita la aprobación de la MLB para mudarse al sur de la bahía, donde los Giants de San Francisco poseen el derecho de territorio en esa región con centros tecnológicos en la que abunda el dinero de aficionados y empresas.

Los Atléticos aguardan una decisión sobre la prolongada disputa.

Beane y Crowley poseen pequeñas cantidades en el paquete accionario del equipo. Crowley asumió la presidencia del club al final de la temporada de 1998.

Beane ha sido el gerente general de Oakland desde 1997. Es el personaje de un libro de Michael Lewis sobre las estadísticas y la economía en el béisbol que fue publicado en 2003 con el título "Moneyball". La obra terminó una película que se estrenó el año pasado con Brad Pitt como Beane en el papel estelar.

Beane contravino la tendencia en el béisbol de confiar en una tripleta ordinaria de las estadísticas —promedio de bateo, jonrones y remolcadas para bateadores; victorias, derrotas y promedio de efectividad para lanzadores— y considerar en cambio cifras precisas por encima de las intuiciones de los scouts. Los Atléticos, pese a una modesta nómina, se convirtieron en un exitoso equipo.

Las innovodaras ideas favorecidas por Beane dieron a una revolución estadística en las mayores, un cambio total respecto a los días de antaño y los boxscores.

Pero Oakland terminó el año pasado con foja de 74-88, la quinta temporada con más derrotas que victorias en forma consecutiva.

Sin un acuerdo aún para mudarse del obsoleto Oakland Coliseum, los Atléticos han dicho que no pueden competir con equipos establecidos en grandes mercados. Oakland se deshizo recientemente de varios de sus mejores jugadores —como los abridores Trevor Cahill y Gio González y el cerrador Andrew Bailey— en una nueva purga para aliviar la nómina.

Beane, de 49 años, sigue siendo considerado entre los más importantes gerente generales en las mayores, aunque si la consideración de genio, e incluso el año pasado hubo versiones de que podría dirigir a los Cachorros en reemplazo de Jim Hendry. Sin embargo, el ex gerente general de los Medias Rojas, Theo Epstein, tomó las riendas del club de Chicago.