Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Carlos Delgado será el gurú de los bateadores boricuas en el Clásico

Por Joel Ortiz Rivera 03/03/2017 |09:00 a.m.
Delgado dijo que para su trabajo como coach de bateo cuenta con la ayuda de los jugadores y del personal del cuerpo técnico como Carlos Baerga, al centro, y el dirigente Edwin Rodríguez. (Archivo)  
Recopila información de los rivales para guiar ofensivamente a los jugadores puertorriqueños.

Durante 17 temporadas de las Grandes Ligas, el aguadillano Carlos Delgado repartió 2,038 hits, incluyendo 483 dobles y 473 jonrones, remolcando en el proceso unas 1,512 carreras. Así que algo de experiencia debe tener a la hora de pararse en el plato y enfrentar a un lanzador de alto calibre.

Por tal razón, el extoletero fungió como coach de bateo de la novena de Puerto Rico en el pasado Clásico Mundial de Béisbol y ahora volverá a fungir en el mismo rol en la edición de este torneo que comenzará la semana próxima en México.

En sus propias palabras, su tarea como coach resulta más en el manejo y transmisión de información para una mejor preparación mental, y menos en cuanto al detalle de la mecánica de cada bateador. 

“Cuando estamos en una práctica (lo que hago) es coordinar los trabajos del lado ofensivo, estar seguro de que los muchachos tengan acceso al ‘batting cage’ en su rutina, y obviamente, si uno ve algo que te llama la atención, pues se comenta”, dijo Delgado a Primera Hora.

“A este nivel estos muchachos ya tienen sus técnicas bastante refinadas. Es más que nada la preparación, el aspecto mental, mantener a todo el mundo enfocado. Obviamente si hay un problema grande hay que reconocerlo. Pero lo menos es la mecánica. Eso no es necesariamente lo que crea problemas en el ‘swing’. Muchas veces es que estamos empezando tarde o no nos estamos enfocando bien. Y por consecuencia se afecta la mecánica, porque todo pasa tan rápido. O sea que el enfoque no es la mecánica; es la preparación mental y anticipar, y delinear un plan de ataque”, agregó.

Contó que para su trabajo trata de recopilar mucha información de todos los posibles lanzadores de los equipos de Venezuela, México e Italia que pudieran subir a la loma ante Puerto Rico durante la primera ronda a partir del próximo viernes ante los venezolanos.

Un plan con cada bateador

Y luego de ‘digerirla’ -como describe el proceso- trata de reunirse con cada uno de los jugadores para hacerle entender cuál sería el plan de ataque. Y en caso de que vea a un jugador descarrilarse o alejarse del plan trazado, tratar de devolverlo al plan original.

“Básicamente tratamos de recopilar la mayor cantidad de información posible. Obviamente de un tipo como Félix Hernández (abridor de Venezuela ante Puerto Rico) hay mucha data disponible. Es la idea de tener la información y presentársela a los muchachos, poder digerirla, ver sus tendencias, cuáles son sus pitcheos, con tal de prepararse”, dijo Delgado sobre el ganador del Cy Young de la Liga Americana. “Pero al final del camino uno tiene que ejecutar. El ‘scouting report’ puede decir que su mejor pitcheo es la curva, pero ese día no la tiene. Tenemos que estar preparado para hacer ajustes y seguir eliminando pitcheos”.

En su labor ‘informática’, Delgado no está solo. Resulta que no de todo el mundo existen estadísticas de cuáles son sus mejores pitcheos y cuándo los usa en el conteo.

Todos aportan

Pero para eso tiene a sus 28 jugadores y al resto del equipo técnico de la escuadra boricua. “

Todos cooperan porque, por ejemplo, sobre un tipo como Jaime García (de México y de los Cardenales de San Luis), yo me voy a sentar a hablar con Yadier (Molina), quien le ha ‘catcheado’ y le preguntaré qué le gusta tirar. O con un tipo como Félix Hernández, nos sentaremos con Sugar (Edwin Díaz) y le diremos que nos cuente qué le gusta hacer a este tipo. Y así tratamos de recopilar toda esa información”.

“Pero, al final la idea es desmenuzar la información. Puedo ir a Fangraphs (portal especializado de béisbol) y a montón de otros sitios de internet y hay mucha información. Somos criaturas de hábito. Es información que tienes que tener en la cabeza, pero tienes que ver la bola, porque si el 90 % de las veces hace ese pitcheo, pero te tocó el pitcheo del 10%, ¿qué haces? Entregas las armas?", dijo.

Al final “es descifrar la información, delinear un plan y ejecutarlo. No es nada el otro mundo. El trabajo es dar instrucciones y ver el partido esperando que hagan 10 carreras y me hagan lucir bien”, dijo con una de sus características sonrisas. 

Regresa a la portada