Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Jeyvier Cintrón se corona como el campeón latino en las 115 libras de OMB

Por Víctor Pillot Ortiz 09/01/2018 |11:04 p.m.
(Archivo)  
El nuestro venció al mexicano Francisco Alonso Meléndez

Jeyvier Cintrón estableció su plan de pelea desde el primer asalto y conquistó el cetro Latino de las 115 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) cuando derrotó el sábado en la noche por decisión unánime al mexicano Francisco Meléndez cuando los tres oficiales vieron ganar 100-90 al púgil bayamonés en el combate estelar del cartel Casino Metro Boxing Night celebrado en el San Juan Ballroom del Sheraton Puerto Rico.

Cintrón, quien lució un veloz y certero ataque, lastimó la nariz de Meléndez a mediados del primer asalto y el mexicano se mantuvo sangrando el resto de la pelea.

“El plan de trabajo nos dio la victoria hoy (el sábado) y desde el primer asalto lo hicimos sangrar. No nos desesperamos nos mantuvimos en nuestro plan de pelea, asalto por asalto”, reconoció Cintrón, quien ahora cuenta con foja de 8-0 y 4 KO’s. “Fue mi primera pelea a 10 asaltos y en un peso que no tocaba hace años, pero gracias a Dios hicimos el trabajo que es, asalto por asalto y dominamos ampliamente”.

“Mantuvimos el jab certero desde el primer asalto y gracias a Dios nos dio buenos resultados en toda la pelea y lo mantuvimos”, añadió. “Soy el tipo de boxeador que me adapto a cualquier tipo de rival sea agresivo o incómodo”.

El dos veces boxeador olímpico indicó que en las 115 libras se sintió “fuerte, rápido. Es un peso donde luzco bastante grande y si Dios lo permite aquí es que queremos hacernos campeón mundial. Hay que trabajar duro para eso, pero estoy dispuesto a hacerlo”.

Desde ese primer asalto Cintrón, quien también es el campeón juvenil de las 118 libras de la OMB, puso como sello de fábrica el conectar relampagueantes combinaciones de tres y cuatro golpes que no le dieron oportunidad al mexicano de organizar su ataque.

En el descanso del quinto al sexto asalto el referí Roberto Peña fue a cotejar el profuso sangrado que tenía Meléndez y un asalto más tarde fue llevado a la esquina neutral para que fuera examinado por el médico, quien luego de un breve examen le permitió continuar peleando.

Meléndez, quien sufrió la tercera derrota de su carrera, llegó al combate con 13 triunfos antes del límite en sus 15 victorias. Debido a que el incesante ataque de Cintrón apenas le dio libertades para soltar sus manos, Meléndez pudo llegar en contadas ocasiones al cuerpo y rostro del boricua, quien dijo que sintió las manos de su rival.

“Llegó con buenos golpes, pero gracias a la veteranía y a toda mi dedicación en el gimnasio logramos obtener la victoria y disimular (el efecto) de esos golpes que llegaron al rostro mío”, aceptó Cintrón.

Gana “Popoye” Lebrón

En el combate semiestelar, el invicto Luis “Popeye” Lebrón se apuntó una victoria por nocaut técnico en el noveno asalto sobre Darryl Hayes. El médico de turno detuvo el combate al primer segundo del noveno asalto.

Hayes, quien a pesar de que llegó al combate con Lebrón con 11 derrotas en 17 peleas, nunca había perdido un combate antes del límite. El norteamericano presentó un escurridizo estilo desde el campanazo inicial e intercambió golpes al cuerpo y a la cabeza con Lebrón durante todo el combate.

Pero el boricua, que es el campeón Latino de la división pluma, logró llegar con sus golpes con más potencia, y con mayor frecuencia llegando a lastimar a Hayes en varias ocasiones.

Ya para el sexto asalto, Hayes lucía cansado y con una inflamación en su ojo izquierdo. En el séptimo giro el árbitro Johnny Guzmán fue a su esquina y le dijo que la pelea era a 10 asaltos, que, si quería continuar y Hayes contestó en la afirmativa, sin embargo, al concluir el octavo levantó los brazos como diciéndole a su esquina si tenía que continuar peleando.

Tocó la campana de inicio en el noveno giro y Guzmán llevó a Hayes a una esquina neutral para que el médico Luis Faura lo examinara y luego de un examen en la esquina y de varios intercambios para determinar la condición real del púgil de Houston, Texas, decidió detener el combate.

“Nos hizo trabajar. Él es un oponente que nunca lo habían noqueado y nosotros logramos ganarle por nocaut técnico. Él es un tipo que aguanta golpes”, indicó Lebrón. “Esas manos abajo, que son una de nuestras principales armas fuertes de nosotros, las conectamos bien pero las asimiló. Me hizo trabajar hasta el ocho, en el nueve no salió, y eso nos sirvió de experiencia”.

Mientras tanto, Henry “Moncho” Lebrón mantuvo su invicto en seis combates al dominar ampliamente al mexicano Luis Gerardo Ávila.

Desde el campanazo inicial en este combate en las 130 libras, Lebrón impuso su tren de pelea combinando efectivamente al cuerpo y al rostro del mexicano para llevarse el favor de los tres jueces 60-54. Con la victoria colocó su récord en 6-0, con 4 KO’s. Ávila ahora cuenta con palmares de 6-12-3.

En el primer combate de la noche, este a cuatro asaltos en las 126 libras, el riograndeño Elliot de Jesús se apuntó una victoria por decisión dividida sobre el residente en Florida, Luis “Chucho” Meléndez.

Dos de los oficiales vieron ganar a De Jesús, que mejora a 2-2 su récord, 39-37, mientras que el tercer juez votó de igual manera, pero a favor de Meléndez, que con la derrota coloca su récord en 2-2.

Regresa a la portada