Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Recibimiento de héroe para Jonathan González

11/03/2008 |
El púgil boricua Jonathan González arribó anoche a Puerto Rico tras concluir su participación en el Campeonato Mundial Juvenil de Boxeo celebrado en México, en donde obtuvo medalla de oro al vencer al cubano Yuniel Robles en la final.  (Fotos Primera Hora \ Juan Luis Martínez Pérez)  

Carolina.- ¡Jonathan, que mostro eres!

Así recibió a Jonathan González su orgulloso padre, Luis González, tras su retoño llegar anoche a Puerto Rico luego de ganar la medalla de oro en el Campeonato Mundial Juvenil de Boxeo efectuado en México, tras pasear a su competencia en los 51 kilogramos.

El púgil de 17 años de edad se convirtió en solo el quinto boricua en conseguir una presea dorada en un torneo de esta envergadura, uniéndose así a John John Molina (Santo Domingo, 1983), Aníbal Acevedo y Carlos Febres (Bayamón, 1989) y Daniel “Pipino” Alicea (Lima, 1990).

Inspirado por su fenecida madre y por el estímulo constante de su padre y entrenador, González le pasó el rolo a la competencia, dominando 10-0 al austriaco Kyle Freiberg en primera ronda, 18-5 al filipino Welbeth Loberanis en segunda ronda, 14-11 al kasajo Almas Zhakipov en cuartos de finales, 11-5 al estadounidense Adam López en semifinales, y 12-5 al cubano Yuniel Robles en la final.

“Cuando salí de Puerto Rico le había prometido esta medalla a mi mamá y mientras estaba peleando me acordaba de ella y gritaba ‘Mami, te quiero. Mami te amo. Esto es para ti’. No le podía fallar a ella ni a mi papá. Tan pronto gané la medalla de oro empecé a llorar. Pensé en mi mamá y en mi papá, que es mi mano derecha”, dijo González, que fue recibido en el aeropuerto Luis Muñoz Marín por su padre y los entrenadores Orlando Piñeiro y Chicky Laureano, así como el campeón mundial Juan Manuel López y varias decenas de familiares y amigos.

“Realmente no tengo palabras para expresar lo que siento con este recibimiento. Siempre pensé que lograría algo así cuando fuera campeón mundial profesional, pero no como aficionado. Este es entonces el primer paso de lo que podría ser”.

Aunque había expectativas de que podía ganar el oro, ni él ni su grupo de trabajo pensaron que sería así de fácil.

“Éste es un muchacho dedicado, que trabaja bien duro. Cuando va a los torneos nacionales, nadie quiere pelear con él. En mi gimansio ha fogueado con aficionados y con profesionales que no voy a nombrar, a los cuales ha noqueado. Jonathan es otro 'Juanma' López en ciernes”, manifestó Piñeiro, quien entrena al campeón súpergallo de la Organización Mundial de Boxeo.

Por su parte, su padre, Luis, quien fue ganador de Guantes Dorados del 1980 al 1982 en Estados Unidos y entrena a su hijo desde los cuatro años de edad, manifestó que ahora se están viendo los frutos de tantos años de esfuerzo. “Han sido casi 14 años de trabajo, pero aquí estamos celebrando. Siempre tuve fe de que ganaría, pero jamás me imaginé que hubiera sido con esa facilidad”, dijo González padre.

En agenda McWilliams

El dulce problema que presenta ahora el ascenso de González a la categoría abierta es su eventual pleito con el olímpico McWilliams Arroyo en las 112 libras, ya que ninguno de los dos está dispuesto a bajar o subir de peso para dejarle el camino libre a su rival.

“McWilliams es mi amigo y lo aprecio, pero Jonathan pega como mula y se ve muy bien. Por el hecho que se haya quedado aficionado y lo estén becando no quiere decir que tiene un puesto seguro en su peso. Aunque él tiene la ventaja en experiencia, esa pelea va a ser bien dura”, sostuvo Juanma López.

Ambos tendrían que competir para representar a Puerto Rico previo al Mundial de Boxeo que se efectuará en septiembre de 2009, y para los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Mayagüez 2010.

“McWilliams es un buen boxeador, es un olímpico, pero nos vamos a sacar candela. Yo no voy ni a subir ni a bajar de peso. Si él se queda en este peso, esa pelea va”, agregó González.