Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Tito Acosta cuenta para su pelea del viernes con el apoyo de su novia mexicana

Por Carlos González / [email protected] 06/20/2019 |05:21 p.m.
La boxeadora Arely Muciño es la novia del boxeador Tito Acosta. (Vanessa Serra Díaz [email protected])  
El peleador boricua conoció a la también boxeadora el año pasado en la Convención de la OMB.

INDIO, CALIFORNIA. Una persona en particular estará atenta a lo que ocurra dentro del ring durante la pelea entre el puertorriqueño Ángel ‘Tito’ Acosta y el mexicano Elwin ‘La Pulga’ Soto.

No será un potencial retador al cetro júnior mosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), sino que se trata de Arely Muciño, la pareja de Acosta, quien viajó desde México para estar en primera fila para darle ánimo al campeón boricua.

“Estoy segura del trabajo que hizo Tito. Es bien disciplinado, se entrena al 100, pero no quiero que le peguen”, compartió Muciño, quien también es boxeadora profesional.

“Primeramente, todo saldrá bien, pero no podré evitar los nervios porque estará en el ring. Esto es algo nuevo para mí, tengo que aprender a canalizarlo y que a él le beneficia apoyarlo en lo más que pueda”, agregó.

Antes de establecer el campo de entrenamiento en Los Ángeles, Acosta estuvo en México para la primera fase acompañando Muciño, quien ha sido campeona mundial en la división mosca.

“Estoy contenta de que los dos podemos hacer algo que nos gusta y los disfrutamos. Cada cual se da su tiempo porque ambos tenemos metas profesionales. Más que a restar, vengo a sumar en lo que pueda”, dijo.

Muciño entiende que entrenar juntos ha sido beneficioso.

“Nada negativo, al contrario. Ahora me siento más motivada y agradecida por la oportunidad de compartir con alguien. Amo mi deporte ya que el boxeo me ha dado todo”, afirmó. “Tratamos de ayudarnos mutuamente”.

La pareja que llevaba siete semanas sin juntarse debido al acuartelamiento de Acosta, se conoció durante la pasada convención anual de la OMB que se llevó a cabo en Panamá. Fue Acosta quien tomó la iniciativa de acercarse a la joven de 30 años durante una de las actividades.

“Nos pusieron en la misma mesa. Había dos personas entre nosotros y parece que alguien los mandó a quitar. De repente él se sentó y me quedé seria porque normalmente así soy.  Comenzamos a platicar y después de unos meses se dio todo. Tito es un gran hombre, responsable y disciplinado en el deporte. Así se ha entregado a la relación. Estaré en las buenas y las malas con él”, sostuvo.

Regresa a la portada