Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

10 cosas a seguir en la LVSF

01/29/2009 |
 

1. ¿Repetirán las Pinkin?

Las actuales monarcas del torneo femenino llevan las de ganar, pues repiten el mismo núcleo de jugadoras y por ende, la fórmula que las llevó a la final en el 2008. Sin embargo, las Pinkin tendrán que probarse contra equipos que tendrán en sus filas hasta cuatro refuerzos. De igual manera, la importada Erin Moore tendrá unos zapatos muy grandes por llenar, sustituyendo a la explosiva atacante dominicana Milagros Cabral, Jugadora Más Valiosa el año pasado. La historia favorece a Corozal, pues ha ganado títulos consecutivos en 12 ocasiones.

2. Una nueva era

Esta temporada  será la primera en que Carlos Beltrán no estará al mando de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), quien cedió su puesto este año para dedicarse a correr el Baloncesto Superior Nacional (BSN). En términos generales, la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF) se ha mantenido en ascenso desde que Beltrán asumió las riendas de la Federación en el 1994, pero el nuevo presidente, Nelson Pérez, tendrá el reto de lidiar con la situación económica que afecta al país y que ha desembocado en una merma en la fanaticada. De igual manera, necesitará atender un posible cambio de mando en la Selección Femenina y la integración de juventud al sexteto patrio.

3. La magia de Alemán

El veterano  técnico David Alemán guió a los Plataneros de Corozal en la Liga de Voleibol Superior Masculino al campeonato tras 25 años de espera. Este año, la gerencia de las Valencianas de Juncos espera que  Alemán pueda hacer lo mismo. Por primera vez en tres años, Juncos tendrá a más de una refuerzo (tres, para ser específicos), al igual que un sólido banco de talento nativo en Eva Cruz, Sheila Ocasio y el retorno de la colocadora Doris Torresola. No obstante, Juncos licenció a una de sus importadas, Jennifer Abernathy, el domingo, y con apenas días para el inicio del torneo, conseguir una suplente de calidad será difícil.

4. Renovadas las Vaqueras

El promotor  de boxeo Peter Rivera aceptó un enorme reto al adquirir la franquicia de las Vaqueras de Bayamón de manos del lanzador Liván Hernández. Tanto Hernández como Martín Rosado fallaron en convertir a Bayamón en una plaza atractiva para la fanaticada del voleibol. No obstante, Rivera comenzó  con el pie derecho  al motivar a las categorías menores a asistir a la cancha mediante un pase para toda la fase regular. Además,  armó un equipo que, en el papel, luce como fuerte contendor al título. La mudanza al coliseo Rubén Rodríguez también fue acertada. Sólo resta ver si la fanaticada finalmente responderá.

5. Dos mudanzas

Dos municipios  serán nuevas sedes de franquicias en  el torneo femenino. En el caso de San Sebastián,  tendrá por primera vez un equipo femenino en la figura de las Caribes, equipo que anteriormente fueron las Divas de Aguadilla y, anterior a eso, las Playeras de Isabela. El equipo espera que los pepinianos apoyen al equipo de la misma forma en que lo hicieron con los Caribes en masculino. De igual manera, Cabo Rojo tendrá voleibol superior por primera vez con la mudanza, al menos por dos años, de las Indias-Turistas. En el torneo masculino, los Indios tuvieron poco apoyo de los fanáticos, pero un buen arranque de las Indias podría llenar las gradas en poco tiempo.

6. La nueva  Torre India

Por 14  años, Jetzabel del Valle dominó la posición de bloqueadora central y ayudó a las Criollas a ganar múltiples campeonatos. No obstante, la relación llegó a su fin este año. Del Valle fue cambiada a las Indias-Turistas de Mayagüez-Cabo Rojo luego de una larga batalla con la nueva gerencia criolla. Ahora le tocará a Del Valle establecer su presencia como líder  ofensiva y defensiva de las Indias- Turistas. Habrá que estar pendiente a la condición de su rodilla izquierda.

7. Invasión de refuerzos

Seis de los  diez equipos que componen la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF) tendrán derecho a contratar y utilizar, al menos, tres refuerzos debido a que perdieron jugadoras nativas que están viendo acción en ligas del extranjero. Las Gigantes de Carolina, Caribes de San Sebastián y Llaneras de Toa Baja tienen derecho a firmar cuatro importadas. En cambio, las Pinkin de Corozal, Leonas de Ponce, Mets de Guaynabo y Vaqueras de Bayamón sólo tienen derecho a dos refuerzos, las que establece el reglamento del torneo. El desarrollo del talento boricua podría verse afectado, al menos por este año, con tantas refuerzos en cancha.

8. Nuevo balón

La LVSF  estrenará este año un nuevo balón, el Mikasa MVA 200 que se utilizó por primera vez en las Olimpiadas del 2008 en Pekín. Aparte de un nuevo patrón de colores, la cubierta es más fácil de secar que la bola oficial anterior.

9. El expreso dominicano

Las Criollas  de Caguas cuentan con uno de los tríos de refuerzos más sólidos de todo el torneo y las tres son dominicanas. La central/opuesto Annerys Vargas y la atacante Cosiris Rodríguez están más que probadas en el torneo nacional. Excepto en una temporada, Vargas siempre ha jugado para el técnico criollo, Rafael “Epique” Olazagasti. Rodríguez tiene múltiples recursos ofensivos. Aunque ésta será la primera experiencia de Eve Mejía, la tercera importada, los que la han visto jugar dicen que dará mucho de qué hablar en la LVSF.

10. El regreso de Lyann

Lyann Puig  tuvo una destacada actuación en el 2006 como líbero titular de las Vaqueras de Bayamón, dominando los renglones estadísticos de la posición. Junto a Yamileska Yantín, Puig también reinó en el circuito nacional de voleibol playero. No obstante, debido a sus estudios en odontología, Puig tomó la decisión de colgar sus tenis. Dos años después, Puig regresa a las filas vaqueras, renovadas y reforzadas, para retomar las cosas en donde las dejó en el 2006.