Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Confía en su plan de mercadeo

12/10/2010 |
El cineasta Bruno Irizarry considera que tiene un plan realista para lograr la distribución y el mercadeo de su película 200 cartas.  (Primera Hora / Pipo Reyes)  

El guionista Bruno Irizarry es consciente de la responsabilidad que conlleva recibir un préstamo de $800 mil del Fondo Cinematográfico que otorga la Corporación de Cine de Puerto Rico.

La Junta Directiva de la Corporación aprobó seis empaques financieros para la realización de un documental y cinco largometrajes, uno de ellos el filme 200 cartas, del director y productor, quien tiene un plan para repagar este préstamo.

Uno de los problemas que enfrenta el Fondo Cinematográfico es que no ha logrado nutrirse porque los productores no han podido repagar el préstamo concedido, como denunció la directora ejecutiva de la Corporación, Mariella Pérez. Desde que el Fondo nació en el 2001, ninguna película puertorriqueña ha generado el dinero suficiente para saldar su deuda con el Fondo, que recibe $3.3 millones por año fiscal.

Pero Irizarry aseguró que diseñó un plan en el que la distribución y el mercadeo toman roles protagónicos, con miras a pagar sin complicaciones los $800 mil del préstamo. Reveló, además, que la selección del elenco será esencial para presentar la película en mercados internacionales. “He pensado en todo, con un plan de distribución y mercadeo. Además, antes, se hizo un estudio de la audiencia. Sé que en esta industria todo puede pasar, porque puedo tener unas proyecciones de distribución, que podrían generar la venta de la película, como que no. Pero tengo una responsabilidad y no voy a descansar hasta que se recupere ese dinero”, contestó el director, cuyo filme contará con las participaciones de Luis Raúl, Mónica Steuer, Lymari Nadal y Edward James Olmos. El personaje principal –-un niuyorican que viajará a Puerto Rico en busca del amor y de un reencuentro con sus raíces– se lo reserva aún porque el actor no le ha confirmado.

“Estoy bien realista y pensando como negocio porque el mejor amigo del protagonista es mexicano. Es una realidad que los mexicanos forman parte del mercado más grande latinoamericano. Si tengo un actor conocido en México, podría tener al menos 30 salas allá. También, estamos en una situación en la que todo el mundo tiene que estar dispuesto a negociar su salario y sus servicios. Estoy pendiente a muchos detalles que me ayudarán a no pasarme del presupuesto (alrededor de $990 mil), y del mercadeo y la publicidad para que la gente la vea”, agregó al concluir que una de las fallas de los productores es obviar la importancia de la promoción de la película.

En esa reflexión sobre los ajustes que se deben hacer para el impulso del cine nacional, el guionista señaló que la falta de un plan de mercadeo redunda en la ausencia del público local en las salas y que la película llegue a cines internacionales. “He visto que las películas son excelentes, pero la exposición que tenga una película va a dictaminar el éxito. Creo que también se debe tener conciencia de que un producto hecho en Puerto Rico se tiene que tratar distinto a un producto de afuera. Las películas internacionales tienen más de $300 mil para publicidad y nosotros no, por tanto, no nos pueden medir igual”, comentó el productor, establecido hace más de 20 años en Nueva York, al señalar que su reto será entusiasmar a las agencias de publicidad, los canales de televisión y las empresas relacionadas con el turismo a tener un compromiso con el cine local.

200 cartas es una comedia que muestra a un joven niuyorican, quien viaja a la Isla en busca de “María Sánchez”. “Cuando busca en la guía, hay 200 mujeres con el mismo nombre, entonces enviará 200 cartas. Su carta es tan bonita y emotiva que todas le contestan. Él visitará diferentes lugares, donde conocerá personajes y paisajes de Puerto Rico”, añadió sobre la cinta que comenzaría a filmarse en marzo.