Placeholder

Por Edgardo Huertas

Nostalgia alegre

Las Caribelles: Cuando los ángeles cantan

07/29/2017
Cuatro jóvenes estudiantes del Conservatorio de Música, bajo la dirección de Fausto Curbelo, se convirtieron en Las Caribelles.  (Suministrada)
Cuatro jóvenes estudiantes del Conservatorio de Música, bajo la dirección de Fausto Curbelo, se convirtieron en Las Caribelles. (Suministrada)
A finales de la década del 60, surgió una agrupación musical que cautivó y enamoró a la fanaticada.

La pasada semana, mientras recordaba al grupo Las Damiselas de Sylvia Rexach, pensaba en las grandes aportaciones vocales y musicales que ha realizado la mujer en nuestra Isla. A tono con la generación que represento, a finales de la década del 60 surgió una agrupación musical que cautivó y enamoró a la fanaticada. Cuatro jóvenes estudiantes del Conservatorio de Música, bajo la dirección de Fausto Curbelo, se convirtieron en Las Caribelles. 

Paquito Cordero, uno de los dueños del sello discográfico Hit Parade, presenta esa primera grabación que a tono con los tiempos de la Nueva Ola tenía música moderna, movida y cantada con unas voces acopladas, afinadas al extremo que cada interpretación parecía ser una muestra de ángeles cantando a las puertas del cielo. 

Allí destacaban canciones como La felicidad, Crema batida, El eco de tu voz, Los tiempos de antes, Extraños en la noche, Olvidarme de tu amor y No se por qué, entre otras. Pertenecer al grupo de Cordero Teleproducciones les abrió muchas puertas al instante. Participaron en la película Me casé con un cura, realizaban temporadas en hoteles prestigiosos, todos los programas que Paco producía en Telemundo, comerciales y fiestas patronales.

Para Mary Lynne Pagán, Frances Girau, y las hermanas Norma y Emily Krasinsky, la fama les sonreía. Eran talentosas, siempre vestidas a la moda y con buen gusto, y peinados que reflejaban la influencia de aquellos días de juventud y música. Pasearon su arte por programas como El show de estrellas junto a Julio Ángel, Nydia Caro y Pijuán. Posteriormente, tuvieron su espacio propio cada domingo en Lo mejor de la semana. En el 1970, Las Caribelles sufren una baja ya que Norma Krasinsky (Chícola) decidió organizar otro grupo junto a Dagmar y Lory Gergens llamado Norma and the Masterpieces. 

Luego de dos producciones para el sello Hit Parade, en el 1976 Norma regresa al grupo y Darío González, un conocido productor de la industria discográfica y dueño de Borinquen Records, les realiza la grabación que las devuelve a la cima de la popularidad. 

Con canciones como Mátame, El valle y el volcán, Secretaria, Ding Dong, Tú volverás y hasta la salsa La llorona. orquestadas por Pedro Rivera Toledo, Las Caribelles vuelven a rescatar su lugar en el corazón y el ambiente artístico. Luis Vigoreaux y Lydia Echevarría se las llevan para la producción dominical Dale que dale en domingo a través de Wapa Televisión. No obstante, en el año 1979, el grupo apagó sus micrófonos y cada una tomó distintos derroteros. 

Les recomiendo pasar por la Fundación Nacional para la Cultura Popular del amigo Javier Santiago para que consigan su música y sean parte de esta agrupación que no volvió a entonar una melodía con sus cuatro integrantes hasta que se inauguró la exposición de “La Nueva Ola Portorricensis” en Caguas. Allí se encontraban las cuatro y ante la insistencia de un público sediento de escucharlas, fueron al escenario y parecía que el tiempo se había detenido.

Muchos hemos intentado reunirlas para una presentación especial o un programa histórico. En el año 2005, cuando tuve la oportunidad de producir junto a Cuqui Torres los 40 años del Show de las 12, tres de ellas se unieron y cantaron. Esa fue una tarde para la historia. Emily ha estado activa en la música brasileña, Frances estuvo un tiempo en Las Bohemias y luego se dedicó a crear su negocio propio de venta de equipo de oficina. Mary Lynne ha sido instructora de voz de grupos y artistas importantes, y mantiene también un negocio de producir eventos y, por supuesto, Norma, la que a través de su personaje de “Chicola” se ha dedicado a trabajar por la niñez ganando incluso premios internacionales.

Posteriormente nacieron otras agrupaciones como Las Cherís, Portolatino, Chantelle, que ganaron su fanaticada de igual forma. Pero hoy quería dedicar esta Nostalgia Alegre a las únicas, Las Caribelles. Sigo teniendo la esperanza de unirlas en un programa especial y que me canten desde La felicidad hasta El valle y el volcán. 

¡Viva la música!

 

(Suministrada)


(Suministrada)