Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Deddie Romero y Albert Rodríguez montan escuela

Por Frances Tirado 09/10/2013 |
Para Deddie Romero y Albert Rodríguez, su compromiso en su escuela National Talent Academy es motivar a los estudiantes a que no se den de baja. ([email protected])  
National Talent Academy se destaca por su educación individualizada.

La cantante y animadora Deddie Romero y el actor Albert Rodríguez se sienten cada día más comprometidos con los jóvenes que necesitan apoyo y motivación para no caer en la deserción escolar, razón por la que crearon su proyecto National Talent Academy, en Arecibo.

Este concepto, creado hace dos años y medio, cuenta con el respaldo del Departamento de Educación, como parte del Proyecto Centro de Apoyo Sustentable al Estudiante (C.A.S.A.). En su centro educativo, localizado en la antigua Escuela Superior Dra. María Cadilla, la matrícula es de 125 estudiantes, entre las edades de 15 a 21 años, y 19 empleados.

Deddie Romero explicó a Primera Hora que los estudiantes que reciben son los que no se adaptan a la corriente normal del Departamento de Educación, ya sea porque se ausentan o porque no dan el grado académicamente.

Como maestro de teatro en el plantel, Albert Rodríguez reconoce que el gran problema de los alumnos es la falta de motivación. En su clase, trata de que ellos “puedan, a través del teatro, conocerse, y lo apliquen a sus vidas. Muchos de ellos tienen miedo a pararse en público y a cómo la gente los percibe, y poco a poco van bajando la guardia y, de un primer día a como terminan al final del semestre, es un gran cambio”.

La coanimadora del programa El relajo de La X agrega que “son estudiantes que en la población escolar se sienten excluidos y aquí se les puede dar una atención individualizada”.

Albert Rodríguez, quien se desempeña como director artístico en Wapa TV, revela que su vida ha cambiado desde que labora en la institución porque ha aprendido a valorar las cosas y ser una mejor persona.

“Cuando conoces la historia de estos niños, te das cuenta de que lo que estás pasando no es nada. Antes no tenía ningún tipo de instinto paternal, y ahora mismo, si por x o y razón entrara alguien a intentar hacerles daño, es cuestión de que uno se mete por el medio, pero no me les hagas daño”, sostiene.