Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Devoción y tradición en Semana Santa

03/31/2012 |
El acto de fe se celebró en Puerto Rico por vez primera hace 500 años en San Juan.

Este domingo inicia la Semana Santa, celebración que se presta para meditar y reforzar la fe a través de las estaciones de la procesión que recrean la Pasión y muerte de Jesús, según la devoción católica, que en Puerto Rico es una tradición.

Como parte de la actividades de Pascua, el viacrucis o camino a la cruz del Viernes Santo es el acto más importante porque representa el recorrido de Jesucristo desde la vía dolorosa hasta el lugar de su crucifixión.

En esta celebración litúrgica se destaca el montaje que realizan las iglesias para recrear las 14 estaciones por las que pasó Jesús, y los vestuarios y maquillajes son una pieza fundamental en la dramatización que hacen los feligreses.

Los cánticos también son parte esencial en este tipo de evento, tales como Pequé, pequé Dios mío, Perdona tu pueblo Señor, La cruz de salvación y Pueblo mío, entre otros.

Cabe destacar que en la Isla se celebra la Semana Mayor desde hace cinco siglos y el primer lugar fue la ermita de Caparra, conocida como la primera capital de Puerto Rico.

Las procesiones son celebradas en la mayoría de las religiones como el hinduismo, sintoísmo, judaísmo, islamismo y cristianismo.

Ivonne Nazario, quien pertenece al grupo Sembradores de Fe de la parroquia San Agustín en Lomas Verdes, en Bayamón, trabaja desde 1987 de manera voluntaria en la procesión de esta iglesia que lleva 48 años celebrándola.

Con orgullo, la paralegal de profesión, que tiene 44 años de edad, comparte con Primera Hora que, para realizar el desfile religioso, la iglesia se prepara con seis meses de antelación porque hay que planificar bien todo y verificar que las escenografías y utilerías de madera estén en buenas condiciones, de lo contrario, hay que trabajar en ello.

“Esto es un trabajo que requiere mucho esfuerzo físico, del martes santo nos amanecemos hasta el jueves, y a las 3:30 de la tarde sale la procesión”, acota.

Cuenta que para principios de año se hace una convocatoria en la iglesia para que las personas que quieran participar como los personajes de la procesión lo hagan. Y siempre son alrededor de 200 personas las que se ofrecen y se dividen entre las 13 o 15 carrozas que se utilizan, aparte de quienes caminan como parte de los actos.

Lo único que se les pide a los participantes es que sus atuendos sean alusivos a la época y, en el caso de los soldados romanos, se les orienta sobre dónde conseguir las telas para que confeccionen sus uniformes.

“Nosotros proveemos lo demás, como la comida y bebida, para que se mantengan hidratados, y se les maquilla”, dice Nazario, quien es una de las maquillistas y también interviene en el diseño de la escenografía.

Las carrozas se montan el Jueves Santo en el colegio San Agustín porque, por haber clases, no se puede hacer antes. Además, los camiones llegan ese día y se van adornando.

Lo que emociona a Ivonne Nazario es que “la comunidad entera se mete a ayudar y nosotros hacemos la logística y esa labor es bien bonita porque se une todo el mundo desde jóvenes, adultos y viejitos”.

Respecto a cuán sólida está verdaderamente esta celebración en Puerto Rico, señala que, “a pesar de tanta pérdida de valores que hay, eso (la devoción), como que se mantiene y la de Lomas Verdes siempre se llena e inclusive aun bajo la lluvia, que puede ser torrencial, la gente saca sus sombrillas y se queda en la calle y los personajes también”.

Recalca que ninguno de los voluntarios tiene educación teatral y quienes “hacen las escenas llorando lo hacen de verdad y son cosas que impactan y llenan mucho porque la gente que los está viendo se cree que es real lo que está pasando”.

Un dato curioso de esta procesión en particular es que desde hace tres años en la escena de Jesús orando en el huerto de Getsemaní se ha incluido el personaje de “Satanás” y eso “ha tocado mucho a la gente. Además, las personas (los espectadores) hasta se han metido a ayudar a Jesús porque los soldados le dan fuerte (de manera dramática como parte de la actuación)”.