Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Fue una experiencia “abrumadora”

07/15/2008 |

Nha Trang, Vietnam.- Ingrid Marie Rivera está tranquila y satisfecha con su labor durante toda su jornada en Miss Universe 2008, aunque no titubea al aceptar que su camino en este concurso le ha resultado “abrumador”.

Se refiere a los constantes escollos que encontró a su paso desde que ganó en la Isla, que comenzó con el presunto ataque con pepper spray y que cerró con la muerte de su promotor y responsable de que llegara hasta esta competencia internacional, Miguel Curbelo, a sólo días de la gala final.

“Abrumadora”, dijo a PRIMERA HORA en un intento de describir cómo había sido su experiencia en este evento. Se veía tranquila y feliz, aunque su maquillaje estaba algo corrido, como dando señales de que hubo llanto.

La reina nacional no se explica las razones por las cuales no logró ingresar en el cuadro de las 15 mujeres más hermosas de esta edición de Miss Universe, en donde se coronó a la venezolana Dayana Mendoza.

Tenía muy claro, sin embargo, que en esta competencia se buscaba una ganadora totalmente diferente a la que se quiere en el Miss Mundo Internacional, en donde logró alcanzar el puesto de segunda finalista en 2005.

“Es cuestión del destino. No sé qué estaban evaluando, qué estaban buscando. Yo estoy satisfecha con todo el trabajo que hice, en todo momento di el máximo y mi mayor satisfacción es que este trabajo se vio en todo momento”, agregó.

Mientras era escoltada por Magali Febles, dueña de la franquicia, hacia un vehículo oficial que la llevaría al hotel, Ingrid Marie Rivera compartió que recibió el apoyo de sus compañeras de competencia tras bastidores, así como de la organización internacional. Dijo que le expresaron su sorpresa por no haber clasificado. También recibió el apoyo del público que aguardaba fuera del auditorio. Fueron muchos los que le solicitaron fotos, autógrafos y los que compartieron su descontento con su exclusión del grupo de las 15.

“No me he cuestionado ni me cuestiono nada. No puedo hacer nada al respecto. En el momento en que tenía que trabajar por lo mío, lo hice 24 horas al día los siete días a la semana sin descanso alguno”, apuntó.

La representante puertorriqueña se dirigió hacia su hotel junto a sus padres Elba Santos y John Rivera, quienes llegaron el sábado para presenciar el evento. Ambos estaban satisfechos con el trabajo de su hija.

“Estoy contenta también con el logro de Miss República Dominicana (Marianne Cruz), mi compañera de cuarto, que también logró clasificar”, concluyó antes de marcharse a toda prisa.

Se reserva su análisis

Magali Febles fue muy parca con PRIMERA HORA en cuanto al desempeño de sus discípulas Ingrid Marie Rivera y Marianne Cruz.

“Excelente”, se limitó a decir para continuar con su camino. Previo a esto, había evadido las preguntas pidiendo “un momento”.

La dueña de la franquicia se había manifestado molesta con las críticas que se habían hecho en la Isla sobre Ingrid Marie Rivera y dijo lamentar que en su propia casa no se apoyara a la suya.