Indescriptible el dolor de Andrés Jiménez tras perder a su hijo

Por Rosalina Marrero-Rodríguez 11/07/2019 |11:45 p.m.
“En el caso de los hijos, son un dolor eterno desde que empiezan a enfrentarse a la vida y los pequeños y grandes fracasos, y los intentos por salvarlos de situaciones difíciles", dijo El Jíbaro. (Archivo)  
Juan André Jiménez Hernández tenía 38 años.

Andrés Jiménez es una figura que pocas veces calla. Cuando se dio a conocer la muerte de su segundo hijo, Juan André, prefirió no expresarse públicamente. El momento lo sacudió a un punto que todavía le cuesta verbalizarlo, como le ocurre con todo lo que implique su vida privada.

“Perder un hijo es siempre un dolor diferente a todos los dolores de las pérdidas que puedas tener”, dijo. “Perdí a mi madre, que la adoraba, pero cuando pierdes un hijo en las condiciones en que lo perdí es un momento muy duro, muy difícil”.

“En el caso de los hijos, son un dolor eterno desde que empiezan a enfrentarse a la vida y los pequeños y grandes fracasos, y los intentos por salvarlos de situaciones difíciles, todo eso es un dolor que se se te va a acumulando y lo tienes pendiente todo el tiempo. Cuando te enfrentas a la muerte es la combinación de un dolor que venías arrastrando por mucho tiempo, y es algo bien difícil de manejar”, expuso.

Juan André Jiménez Hernández, de 38 años, se suicidió en la marquesina de una residencia en Villa Rica en Bayamón.

“Uno tiene que volver atrás, decisión por decisión, y un poco uno se autoflagela porque uno piensa que quizás si hubiera hecho las cosas de otra manera, el proceso sería diferente”.

Regresa a la portada