Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Sonia Noemí vivió su propio sacrificio

06/28/2011 |
En el 2003 Sonia Noemí tomó la decisión de probar suerte en la industria de la telenovelas en Miami, donde ahora, luego de mucho luchar, siente que ha comenzado a tener éxito. (Suministradas)  
Luego de mucho luchar, siente que ha comenzado a tener éxito.

Cuando salió de Puerto Rico, en busca de nuevas oportunidades en el mundo de la actuación, la actriz y cantante puertorriqueña Sonia Noemí González era consciente que sería un trabajo cuesta arriba abrirse paso en la industria de las telenovelas en Miami, donde reside hace ocho años, por no ser una figura conocida entre los productores de la llamada Ciudad del Sol.

Pero, para la versátil artista bayamonesa, dejar su patria y comenzar de nuevo, más que una desventaja, ha sido el mayor reto de su vida, y siente que lo venció.

En entrevista telefónica con Primera Hora, Sonia Noemí González ofreció detalles de su participación en la telenovela Sacrificio de mujer, protagonizada por Marjorie de Sousa y Juan Alfonso Baptista, que estrenó, ayer 27 de junio, en el horario de la 1:00 de la tarde por Univisión Puerto Rico.

“Al público puertorriqueño le va a encantar porque es una novela preciosa, y cuenta con el trabajo de actores de primera. Acabo de terminar de grabarla y me siento feliz con el resultado. En la novela hago el papel de la monja ‘Sor Pilar’, directora de un orfanato. Disfruté muchísimo el personaje, además de que es maravilloso, porque se trata de una monja muy graciosa”, sostuvo Sonia Noemí.

El melodrama de la novela se desarrolla con la llegada de una niña a las puertas del orfanato, que dirige “Sor Pilar” (Sonia Noemí). La niña, cuya identidad y sus padres son desconocidos, se roba el corazón de la monja, y se convierte en su infante favorita. Mientras esto ocurre, una joven da a luz un bebé, y le notifican que nació muerto. En el transcurso de la historia, “Sor Pilar” se empeña en descubrir quién es la madre de su niña favorita, y esto le trae terribles consecuencias.

A pesar de haber participado en las exitosas telenovelas Tierra de pasiones y El cuerpo del deseo, y de su intervención en muchos capítulos de Decisiones, no fue hasta su trabajo en la novela Eva Luna, que Sonia Noemí obtuvo el toque de suerte. “La novela Eva Luna ha sido un regalo de Dios. Después de haber estado haciendo malabares, me abrió las puertas. Ahora tengo alternativas para ver por cuál voy a entrar. Me siento feliz porque las puertas están abiertas”, aseguró.

Y es que Sonia Noemí recuerda que, al llegar a suelo americano, tuvo que trabajar duro en áreas muy diferentes a lo que hoy hace en televisión.

“Trabajé como cosmetóloga, y con todos los productos que tienen que ver con antienvejecimiento, esas cosas siempre me han fascinado; yo tuve un gimnasio una vez en Puerto Rico. Tuve que trabajar en otras áreas fuera de la televisión porque no tenía mucho capital. Algo muy importante para mí es mi crecimiento personal, emocional y espiritual, porque un ser humano puede tener todo el éxito del mundo, pero si no hay ese crecimiento que lo apoye, las cosas se quedan en la superficie”.

La artista reveló los motivos que tuvo, en el 2003, para abandonar la Isla. “Yo estaba en televisión y trabajando en obras de teatro, pero mi hijo venía a vivir para Miami y vi una oportunidad de comenzar de nuevo, de ampliarme, y demostrarle a mi país que yo podía reinventarme en otro lugar, como lo había hecho en otras ocasiones”.

Al comparar las novelas que se producían en la Isla con lo que actualmente se hace en Miami, dijo que, en Puerto Rico se hacían producciones de excelencia. “Las condiciones de tecnología y los presupuestos que hay en estos momentos para hacer novelas es diferente, y compararlas sería injusto. Puedo decir que de acuerdo a las características del mercado, a la época, y el presupuesto, era maravilloso lo que se hacía”.