Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Cheo Feliciano: Volvería a vivir lo bueno y lo malo- Ve vídeo

Por Rosalina Marrero-Rodríguez 04/16/2014 |
Recuerda con especial cariño a Tite Curet Alonso por el apoyo que le dio en los momentos más difíciles de su vida.  ([email protected])  
El 5 de octubre celebrará 55 de matrimonio con su esposa “Cocó”.

Pudo haber sido conguero o trombonista, o quizás haberse quedado tras bastidores como bandboy, pero cuando Tito Rodríguez le preguntó si sabía cantar, contestó: “Yo soy el mejor cantante del mundo”.

Desde ese momento, hace 55 años, José Luis Feliciano Vega, o Cheo Feliciano para la música, comenzó sus conquistas en la salsa y tiempo después en el bolero, su verdadero amor.

“Yo soy romántico y sigue siendo mi amor especial el bolero; la salsa pues, corre por las venas”, dice rodeado de las imágenes de sus colegas que adornan las paredes de Viera Discos.

Su acercamiento a la música se dio a través de sus padres.

“Mi papá (Prudencio Feliciano) era carpintero seis días a la semana; el domingo era libre y ese día le decía a mami (Crescencia Vega): ‘Hoy usted se peina, se planta frente al espejo, que yo me encargo de la cocina’, y entonces según mi papá iba picando y preparando, empezaba a cantar alguna línea de boleros de aquella época. Era el estilo contracanto como Quique y Tomás, el Pimpinela de aquella época, y mi mamá le contestaba desde el cuarto la contralínea, y yo añoraba los domingos esos conciertos de mis viejos”.

Nacido en Ponce, el mayor de los dos hermanos emigró con su familia a la ciudad de Nueva York a la edad de 17 años. En la Gran Manzana vivió el racismo y desarrolló su pasión por la música.

En uno de sus rumbones callejeros, se enamoró a primera vista de su hoy esposa, por 55 años, Socorro, su “Cocó”.

“En los rumbocitos de nosotros venían las muchachas, era verano y las muchachas usaban unos hot pants, y cuando yo vi aquellas piernotas, yo dije: ‘Estas piernas no son de aquí. Y ahí pues le caí arriba a la negrita’”, recuerda con picardía el padre de cuatro hijos, abuelo de ocho nietos y bisabuelo de una niña.

Cheo alcanzó la gloria artística con la misma rapidez que cayó en el abismo de las drogas, una etapa que al recordarla parece hacerse más fuerte.

“Empezamos a fumar marihuana, pero luego conocí a uno de lo seguidores de estos rumbones y no sabía que el tipo, aparte de que era amigo de todo el mundo, era traficante también, y ahí conocí la heroína, y ahí fue donde se trancó el bolo”, cuenta mientras observa las marcas en sus brazos.

“Seguía trabajando y canté todos los temas que nos hicieron famosos, pero a la vez fui haciéndole daño a mis viejos, a mi esposa, mis hijitos que estaban comenzando a llegar y llegó un momento en que después de uno recibir 15 millones de consejos en 15 años, todos me impactaron a la vez, vi mi propia realidad y dije: ‘Esto se tiene que acabar’”.

De la mano del fenecido Tommy Olivencia llegó a Hogares Crea a romper en frío.

“Y estuve ahí casi unos tres años; en esos tres años siempre tuve la presencia de dos personas, el maestro Tite Curet Alonso, que me apoyaba y me visitaba y llevaba cigarrillos, y una vez al mes venía Jerry Masucci, que estaba interesado en que firmara con las Estrellas de Fania”, relató el sonero.

La voz de Amada mía, Mi triste problema y Anacaona, regresó al escenario como miembro de la Fania Records en la ciudad de Nueva York, donde también retomó su vida familiar.

“No creo que reviviendo todo lo pasado, cambiaría mi vida; con lo bueno y con lo malo, porque de lo malo aprendí mucho, y de lo bueno, ¡ni se diga! Yo he sido muy afortunado. Le doy las gracias a Dios, porque él me ha dado muchas oportunidades, me ha rescatado de posibles muertes muchas veces y por él estoy cantando”.

 
Autorretrato - Cheo Feliciano

Nunca se visualizó cantante, pero desde antes de tomar el micrófono se autoproclamó el mejor de todos.


¿Algún momento que atesore?

Hay dos: ese regreso al público, porque regresé con miedo de que no me aceptaran, que me cerraran las puertas, pero cuando empecé a cantar con las Estrellas de Fania, hubo un aplauso tan grande y muchas personas decían: ‘Cheo, gracias por regresar, te necesitamos’. Eso encendió una vez más la fe y las ganas de trabajar. Y la otra, después de haber cantado en tantos salones de altura, nunca había tenido una presentación de altura en mi propia tierra; fue cuando celebré mis 25 años en Bellas Artes y presenté toda mi familia.

A sus 77 años el retiro no es uno de los proyectos que rondan su pensamiento.

Sí lo complacería grabar un disco en inglés de sus éxitos románticos, y otro de temas inéditos de su “alma gemela”, el cantautor Rubén Blades.

Con el creador de Pedro Navaja pudiera apuntarse un segundo Grammy, si ganan en la categoría mejor álbum tropical por Eba Say ajá.

“Todavía hay Cheo pa’ buen tiempo”, afirma mientras escapa la misma sonrisa que acompaña su saludo de “¡Familia!”.

“He campeado temporales, he tenido la dicha de sobrevivir situaciones y aquí estamos y en salud, gracias a Dios”.

 

cheo feliciano: recordado como uno de los mejores
1/25
cor

José Luis Feliciano Vega, conocido artísticamente como Cheo Feliciano, nació el 3 de julio de 1936 en Ponce. (Archivo)

Su extensa trayectoria le permitió colaborar con los grandes de la música tropical, como Celia Cruz. (Archivo)

El cantante, quien aparece en la foto con la fallecida Carmita Jiménez, en los ochentas incursionó como productor independiente de discos con su compañía Coche Records. (Archivo)

Inicio su carrera musical como percusionista en la ciudad de Nueva York con la agrupación Ciro Rimac's Review. (Archivo)

Fue Tito Rodríguez quien en 1955 en le dio la oportunidad de cantar con su orquesta en el Palladium de Nueva York. (Archivo)

Luego de un retiro de tres años, su carrera discográfica se reactivó en 1972 con una histórica grabación titulada "Cheo". (Archivo)

En 1985, se convirtió en el primer cantante de música tropical en cantar en el Teatro Amira de la Rosa en Barranquilla, Colombia. (Archivo)

Sus años de grabaciones con el sello Fania le dieron éxitos como "Amada mía", "Juguete" y "Salomé", entre otros. (Archivo)

Colaboró con el cantante panameño Rubén Blades. (Archivo)

En tarima en 1989 junto a Gilbertito Santa Rosa. (Archivo)

El cantante junto al compositor Tite Curet Alonso, a quien en 1999 se le dedicó el Día Nacional de la Salsa. (Archivo)

En septiembre de 2013, estuvo presente durante el reconocimiento de la Cámara de Representantes a los Hogares Crea. En la foto, junto a Benjamín Pintor, presidente de la entidad. (Archivo)

De 1984 a 1995 grabó cincos discos para su sello discográfico. (Archivo)

En 1999 editó una producción titulada "Una voz, Mil Recuerdos” donde rindió homenaje a figuras de la música como Tito Rodríguez, Ismael Rivera, Frankie Ruíz, Mon Rivera, Gilberto Monroig y Santitos Colón, entre otros. (Archivo)

Cheo Feliciano junto a Nydia Caro durante la entrega de premios a los 20 mejores discos de 2012 en la sede de la Fundación para la Cultura Popular. (Archivo)

Colaboró junto a Gilberto Santa Rosa en su concierto, en el 2003, donde rindió tributo al fenecido cantante Tito Rodríguez. (Archivo)

En diciembre de 2003 junto a Lolita Lebrón en el 108 aniversario de la bandera puertorriqueña. (Archivo)

Durante la década de los 60 trabajó en 17 discos, entre ellos Comin' at you y Vagabundeando, en el que logró éxitos como El alma del barrio y El ratón. (Archivo)

Su ingente contribución a la música latinoamericana ha sido reconocida con numerosos premios y distinciones. (Archivo)

Junto a Ruben Blades en el Día Nacional de la Salsa. (Archivo)

Recibió numerosos premios por su esfuerzo, incluyendo el Front Page Award del diario New York Daily News. (Archivo)

Junto a Roberto Rohena y Bobbie Valentín. (Archivo)

Cheo junto a Quique Luca durante una conferencia de prensa sobre la celebración del 55 aniversario de la Sonora Ponceña en el 2009. (Archivo)

El pasado 27 de marzo, Feliciano fue exaltado al Salón de la Fama de la Música puertorriqueña por su amplio legado. (Archivo)

Cheo Feliciano falleció el 17 de abril de 2014 en un accidente de tránsito tras impactar con su vehículo un poste de tendido eléctrico. (Adalberto Bartolomei/ Para Primera Hora)


Tags

Cheo Feliciano