Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Glenn Monroig con poco público, pero con mucho amor

11/06/2010 |10:05 p.m.
El baladista no flaqueó ni se mostró cansado a pesar de que interpretó cerca de 30 canciones, algunas de éstas difíciles vocalmente. (Para Primera Hora / Rafael Pichardo)  
El cantautor boricua zigzagueó con su reducida audiencia en la ruta del amor y la crítica social a lo largo de una majestuosa vocalización.

El Coliseo de Puerto Rico, en Hato Rey, parece haber tomado “chiquitolina” la noche del sábado en la presentación musical que ofreció Glenn Monroig. Titulado FaceGlenn en alusión a la red social Facebook, el espectáculo no logró llenarse aun cuando sólo estuvo abierta una cuarta parte de ese recinto.

Sin embargo, estaban quienes tenían que estar, pues le gritaron y lo ovacionaron como a cualquier ídolo boricua que pone el nombre de Puerto Rico en alto. En su caso, Glenn lo hace con el arte de la composición inteligente y la interpretación impecable, ofrendas que los espectadores agradecieron tanto en persona como por mensajes cibernéticos enviados a una pantalla gigante detrás del escenario. 

Cerca de las 9:00 de la noche, el cantautor sanjuanero abrió el concierto con gabardina, mahones y el pícaro tema Parao.

“Bienvenidos al night club más grande de Puerto Rico hoy. Vamos exhortar a que los que estén lejos se muevan para acá, porque hay espacio, y así tenemos más quórum aquí cerquita”, dijo haciéndose víctima de su peculiar sarcasmo.

“Hay más mensajes en Facebook que gente aquí”, indicó en otro de sus largos parlamentos.

Acompañado de una banda pintarrajeada de vientos, el solista sanjuanero prosiguió con Nuestra mesa en el café, Jamás te voy a abandonar así otra vez, Mírame a los ojos, la salsa Tropical y Si supieras. En este cuarto tema dio pasos de baile; en el quinto, fue interrumpido por un aluvión de aplausos.

El baño de romanticismo llegó con Si supieras; Yo sé que volverás, junto con su colega contemporánea Lunna; y Yo soy, otra salsa con la participación de Roberto Roena en el cencerro, Bobby Valentín en el bajo y alguno que otro soneo de Glenn. A la vez, se mostraban secuencias referentes a la rebeldía popera de los años 80, y otras a la familia del artista, como cuando éste dedicó Vivir para ti a sus hijas Jessica, Sofía, Paloma y Salomé.

A pesar de su extensión y complejidad melódica, este repertorio fue liquidado por Glenn con soltura y sin muestras de cansancio.

Pero el clímax de la noche se dio durante Me dijeron. Esta canción, pionera en denunciar el discrimen contra los homosexuales en esa década, motivó sollozos. El activista de los derechos para la comunidad lésbica, gay, bisexual y transgénero Pedro Julio Serrano secundó este número en un mensaje grabado.

“Antes de que yo saliera del clóset, de que muchos estuviéramos dando pasos a favor de nuestros derechos, ya Glenn estaba dando cátedra de lo que es inclusión. No es una mera tolerancia; estaba hablando de inclusión, de respeto, de yo ser heterosexual y tener un amigo gay, y ser su hermano y darle la mano”, afirmó Serrano.

El resto del evento transcurrió entre altibajos de romance, crítica social, rítmica seudorrockera y recuerdos diluidos en números como Hasta que regreses y Tal vez. La audiencia se destacó coreando con armonías Causa y efecto, otra hemorragia de sentimentalismo, y se esperaría que sucediera lo mismo con El punto, sobre el tráfico de drogas, según anticipó Glenn.

Causa perdida, “himno” del hijo del bolerista Gilberto Monroig, llegaría quince minutos después para ser sucedido por Solo, Por siempre y otras peticiones del público, cómplice empedernido en los guiños y bromas irónicas del protagonista de un concierto desolado de cuerpos, pero repleto de almas.

Repertorio anticipado:

1. Parao
2. Nuestra mesa en el café
3. Jamás te voy a abandonar así otra vez
4. Mírame a los ojos
5. Tropical
6. Si supieras
7. Yo sé que volverás
8. Yo soy
9. Vivir para ti
10. Qué pasó con ese amor
11. No finjas
12. Me dijeron
13. El vicio que no puedo romper
14. Dondequiera que estés
15. Causa y efecto
16. Corazón
17. Dondequiera y cuando quiera
18. Hasta que regreses
19. Tal vez
20. El punto
21. Vete ya
22. Sebastián
23. Cuando la lluvia cae
24. No quiero perderte
25. May frenda
26. Sin tu cariño
27. Causa perdida
28. Solo
29. Y entonces volviste a herir
30. Por siempre