Liza Lugo enfrenta las consecuencias

Por Rosa Escribano Carrasquillo 01/07/2019 |11:45 p.m.
A través de su personaje, la artista encara la dura realidad de un diagnóstico de sida. (Suministrada)  
La actriz forma parte del elenco de la obra estudiantil “El precio del descuido”.

Uno de los aspectos que tiene en cuenta la actriz Liza Lugo a la hora de aceptar un papel es la oportunidad de generar un impacto positivo. En su mundo no existe la idea de actuar solo por actuar. Por eso se siente entusiasmada de darle vida a “Alexandra” en la pieza teatral El precio del descuido.

La obra dirigida a estudiantes, que aborda los temas de prevención del sida y del embarazo en las adolescentes, presenta la historia de una madre y una hija que viven las consecuencias de sus respectivos descuidos en la conducta sexual. 

“Me gusta hacer siempre personajes que me dicen algo y que dicen algo. Mientras yo pueda elegir un personaje que tenga un fin, que te haga pensar, esa siempre va a ser mi prioridad”, expresó la artista, quien regresó a las tablas en 2017 luego de 22 años en pausa. 

A través de su personaje, la artista encara la dura realidad de un diagnóstico de sida. “ ‘Alexandra’ está en una relación que es estable, pero resulta que su pareja (representado por Julián Rivera y Gabriel Villafañe) no es exclusiva con ella, más otros factores que encara sobre él y de las que ella no es consciente, y otros de los que sí lo está, pero que ella no se quiere dar por enterada”, dijo sobre la puesta en escena del productor Gerardo Rodríguez, a exhibirse a partir del próximo 28 de febrero en varios pueblos de la Isla. 

Al cuadro complejo de la protagonista se añade la noticia del embarazo de su hija, “Diana” (interpretado por Mariangelie Vélez y Alexia Molina). “Es un ejemplo de cómo cada vez hay más adolescentes con una vida sexual activa desde temprano, y no necesariamente con la mejor pareja”, resaltó. “Pero también tiene otros issues, porque no está de acuerdo con la relación de la mamá”. 

La actriz valora la finalidad educativa de la obra en tiempos en los que hablar de sexo todavía es un tabú. También, la dinámica para llevar el mensaje sin caer en sermones. 

“Cuando se dice que una obra lleva un mensaje la gente piensa que es aburrida. Ninguna de las cuatro piezas que he hecho en estos últimos años es aburrida. Todas plantean temas de una manera entretenida”, reiteró la actriz, quien el año pasado participó en Vivir de imagen, de Roberto Ramos Perea, como parte de la duodécima edición del Festival de Teatro del Tercer Amor. También, en Conducta aprendida y Love to Love, You Baby, que contempla el regreso al teatro.

Al hablar de El precio del descuido, Lugo compartió que “tengo sobrinos pequeños, pero tengo tres que son adolescentes. Creo que hoy, a diferencia de la adolescencia mía, el bombardeo de información es bien diverso y muchas veces es bien trivial. Hay tanto medio de información que les llega que a lo mejor los adultos no están empapados de qué mensajes reciben”, lamentó. “El teatro, esta pieza, permite a los adolescentes sentirse en la situación, ver que no es una película y que es algo que me puede pasar a mí. Además, se habla en su idioma”. 

La artista también destacó la oportunidad que representa para que los temas se discutan posterior a su presentación. “Provoca una conversación entre los mismos estudiantes, y cómo lo ven los maestros, trabajadores sociales y consejeros. Es chévere que se hable”. A su vez, “la obra no deja el problema en el aire. También plantea posibles soluciones”, destacó sobre la pieza, que incluye a Anoshka Medina e Israel Solla como parte del elenco. 

El precio del descuido se presentará el 28 de febrero y 1 de marzo en el Centro de Bellas Artes de San Juan, el 14 de marzo en el Centro Cultural de Mayagüez, el 19 de marzo en el Teatro La Perla en Ponce, el 26 de marzo en el Teatro Municipal de Cayey, y el 29 de marzo en el Teatro Taboas de Manatí. Para más información y reservaciones, puedes llamar al 787-810-6306.

Regresa a la portada

Tags

Liza Lugo