Una cocina bien pensada

Por Rosa Escribano Carrasquillo 09/05/2019 |11:45 p.m.
Xavier Pacheco, René Marichal y Raúl Correa son los gestores de Bacoa. (Suministrada)  
El restaurante Bacoa resalta sabores inspirados en la cocina puertorriqueña.

La frescura del campo se mezcla con los aromas de una cocina artesanal en una casona de dos niveles en Juncos, donde el sabor criollo es el protagonista.

El restaurante Bacoa, levantado en una loma alejada del bullicio de la ciudad, ofrece al comensal la experiencia de disfrutar de una gastronomía inspirada en los orígenes de la cocina puertorriqueña, pero agregándole un toque moderno para realzar los atributos que la hacen particular. 

El concepto surgió del sueño de tres chefs que, además de la pasión por la cocina, tienen en común una amistad y admiración mutua. Xavier Pacheco, René Marichal y Raúl Correa son los gestores que han llevado a la realidad el proyecto que tiene en agenda mayores planes para el futuro.

“Le tengo mucho respeto a la cocina de antes”, resalta Pacheco. “Era una cocina bien pensada porque las abuelas sabían lo que hacían, tal vez no sabían el por qué más allá de lo que uno ha tenido la oportunidad de estudiar, pero tenían esa sabiduría”, admira. “Nuestra filosofía es simplemente hacer buena cocina y que nos respeten en el mundo como puertorriqueños con un historial gastronómico espectacular”. 

Marichal destaca que el concepto del restaurante, cuyo nombre surge de la combinación de las palabras barbacoa y coa (herramienta agrícola), es el de “una cocina con sentimiento. Nuestra cocina es una interpretación de platos sencillos que les damos un giro en cuanto a composición”.

El curso del menú del local, que abrió sus puertas a principios de agosto, se divide en fritanga (frituras tradicionales con el toque diferente de la casa, como bacalaítos con mojo criollo), cuchifritos (elaborados de las partes del cerdo, como cuajo al fogón, con ensalada de chayote), panes artesanales (como el de mantequilla y porketilla), de la finca (como los pepinos ahumados con vinagreta de jengibre y queso de cabra), del fogón (por ejemplo, la pesca de temporada en hoja de plátano al fogón con su ajilimójili) y los postres (uno de los favoritos es el merengue con crema de fruta de temporada y dulce de lechosa).  

La oferta de bebidas, dirigida por Arnaldo Hernández, también utiliza productos locales. Entre las opciones está el GuaBacoa (con infusión de guanábana, coco, remolacha y ron y vodka), La charola (ron de coco, limón macerado, agua de coco, agave y un float de jugo de acerola). Además, cuenta con una amplia cava que incluye vinos orgánicos. 

La exigencia por la frescura es primordial, requisito que hace que la probabilidad de cambios en el menú sea constante. 

Como parte del concepto “de la finca a la mesa”, cuentan con áreas designadas para la siembra de productos como especias, viandas y frutas, entre otros. 

Pacheco resaltó que “para nosotros es un orgullo poder hacer este proyecto, porque no es simplemente sembrar alimentos, estamos sembrando herencia, estamos sembrando revivir lo que somos como puertorriqueños, que se olvidó en un tiempo”. 

Por su parte, Correa destacó que “cuando hablamos de Bacoa, más que nada significa hermandad, porque en este negocio si no fuéramos panas, si no hubiera amor entre nosotros, no existiría. Nos respetamos y las familias de  cada uno  son nuestras familias, y eso es lo que queremos compartir con los visitantes, el amor por nuestra cultura, por nuestra comida y por nuestros hermanos”.

El local está localizado en la carretera 31, Km 22. Cuenta con capacidad para cerca de 220 personas y, aunque no es necesario,  se recomienda llamar para reservar. 

Abre sus puertas los viernes y sábados de 11:00 a.m. a 10:00 p.m., y domingos de 11:00 a.m. a 9:00 p.m. Teléfono: 787-244-7748.

Regresa a la portada