Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

13 juegos de mesa modernos que querrás jugar

Por Mario Alegre Femenías / [email protected] 06/30/2015 |00:00 a.m.
Imagen del juego Alien Frontiers.  
Existen alternativas superiores a los mismos que has estado jugando desde la infancia.

El escenario seguramente lo conoces: te fuiste de fin de semana a la casa de campo de tu familia o te quedaste sin servicio eléctrico y las únicas alternativas para distraerte son las viejas copias de Monopolio, Uno o Jenga que llevan décadas acumulando polvo en la tablilla superior del clóset del pasillo. Si tan solo hubiera algún juego más nuevo que quisieras jugar, no para matar el aburrimiento, sino porque son genuinamente divertidos.

Pues mira qué casualidad: a continuación encontrarás una lista con 13 juegos de mesa modernos que reemplazarán a aquellos que te obsequiaron múltiples veces en tu cumpleaños, Navidad y Día de Reyes, porque nada dice “felicidades” como un regalo de esos que estiban al lado de las cajas registradoras con un 60% de descuento.


Dead of Winter

Si eres fan de The Walking Dead y las películas de zombis, este es el juego para ti. Dos a cinco jugadores controlan a un grupo de sobrevivientes del apocalipsis zombi a través de distintos escenarios que los obliga a encontrar comida, medicinas, combustible y otros artículos para defender a la colonia del constante ataque de los muertos vivientes. Para ganar, cada jugador debe cumplir con un objetivo grupal y uno secreto, y es aquí donde yace uno de los mayores atractivos de la experiencia: uno de ellos podría ser un traidor y atentar ocultamente contra la supervivencia del grupo. El juego te pondrá a desconfiar de tus mejores amigos mientras te transmite el sentido de desesperación que predomina en este popular género del terror.


Ticket to Ride

Desde su lanzamiento en el 2004, este juego diseñado Alan R. Moore  se ha convertido en un indiscutible clásico moderno. Los jugadores compiten por controlar las rutas ferroviarias en distintos mapas –el juego original incluye el de Estados Unidos, pero ya han salido otros con el de Europa, Asia y otras regiones- colocando pequeños vagones de trenes una vez completan un set de cartas del mismo color. Mientras más largo es el tramo del tren, mayor el número de puntos, y si el jugador logra conectar dos o más ciudades que solo él conoce como sus objetivos secretos, su puntuación incrementa. Ticket to Ride es un juego perfecto para el disfrute de todos los miembros de la familia.


Pandemic

Cuatro mortales virus se propagan por el planeta y solo tú y tus compañeros del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en Atlanta pueden salvar a la población. Cada jugador controla a un experto del CDC mientras viajan por el mundo tratando de detener la pandemia. El juego cooperativo requiere que el jugador vaya coleccionando un set de cartas de colores que representan a cada uno de los virus para poder erradicarlo. La carrera contra el reloj invita a planificar estratégicamente los movimientos sobre el tablero y a comunicarse entre sí para hallar la manera más efectiva de acabar con la crisis. Todos ganan o todos pierden.


Rhino Hero

¿Has jugado Jenga? Pues esto es Jenga pero con naipes, lo que lo hace más difícil y absolutamente vulnerable a los abanicos. Los jugadores reciben cinco cartas que representan los pisos de un edificio. Estas las irán colocando sobre otras cartas que representan las paredes y cuyas posiciones varían de un nivel del edificio al otro. Hay cartas especiales que obligan al oponente a mover la figura de madera del súper rinoceronte de un piso al próximo, lo que implica un reto mayor a las destrezas motoras de los jugadores. El primero en jugar todas sus cartas gana. Si alguien derrumba el edificio, el jugador con menos cartas será el ganador.


Sheriff of Nottingham

Los jugadores controlan a uno de cinco comerciantes que desean introducir sus productos al castillo de Nottingham, pero para lograrlo primero tendrán que contar con el aval del sheriff –controlado por un jugador diferente en cada round- para pasar por el puesto de inspección. No todos los artículos que transportan son exactamente legales, por lo que hay que negociar (y mentir, chantajear y engañar) con el sheriff para que te deje entrar, preferiblemente, sin que te abra la bolsa en la que metes las cartas que representan productos tanto lícitos –manzanas, panes y quesos- como ilícitos: espadas, ballestas, etc. Si sheriff te coge mintiendo, tienes que pagar una multa, pero si te inspecciona cuando estabas diciendo la verdad, él  tiene que pagarte a ti. El jugador con más dinero al final de dos rounds gana.


Splendor

Este rápidamente se ha convertido en uno de los más populares desde que salió el año pasado gracias a su sencillez y la rapidez con la que se juega. Los jugadores (de 2 a 4) obtienen fichas de póker que representan piedras preciosas y estas a su vez les permiten comprar cartas que les otorgan puntos. Las cartas van expandiendo la colección de joyas que cada jugador tiene en su poder, haciendo que les sea más fácil conseguir las cartas más caras sobre la mesa. El primero en llegar a 15 puntos activa el último round del juego y al final el que más puntos tenga gana.


Ca$h ‘n Guns

En este “party game” para 4 a 8 jugadores, una ganga de mafiosos no puede ponerse de acuerdo acerca de cómo dividir el botín tras su último atraco. Cada jugador asume el rol de un personaje armado de una pistola de “foam” y ocho cartas: tres balas y cinco “clicks”. Cada uno elige una carta y la coloca boca abajo frente a ellos. A la cuenta de tres, todos levantan sus pistolas y la apuntan hacia otro jugador.  Se cuenta hasta tres nuevamente y los que quieran pueden salirse del round. Los que se quedan revelan la carta que jugaron: si es una bala, heriste a tu oponente; si es un “click”, la pistola falló. Los jugadores que queden tras este intercambio se dividirán las ocho cartas sobre la mesa que representan el botín. Al final de ocho rounds, el mafioso con más dinero gana.


Alien Frontiers

Cuatro exploradores espaciales compiten por ser los primeros en colonizar un planeta alienígeno. ¿Cómo? Tirando dados, por supuesto. Cada dado representa a una nave que los jugadores colocan en distintas secciones de un tablero para impulsar su misión. Sin embargo, cada área requiere una combinación distinta de dados, como por ejemplo, que ambos queden del mismo lado o que tres de ellos hayan caído en un orden secuencial. Al mismo tiempo, los jugadores luchan por controlar las zonas en la superficie del planeta, otorgándole poderes que les facilitan el trabajo. El primer explorador en aterrizar todas sus colonias en el planeta gana.


Star Wars: Imperial Assault

¿Fan de Star Wars? ¿Desesperado porque estrene The Force Awakens? Esto podría calmarte de aquí a diciembre. Si alguna vez quisiste participar de las intensas batallas entre la Alianza y el Imperio Galáctico, este juego de combate estratégico te pone en medio de la acción justo después de la destrucción del “Death Star” en la primera película de Star Wars. Un jugador controla al Imperio y hasta cuatro oponentes se hacen cargo de cuatro héroes mientras luchan en una serie de encuentros en los que se decidirá el futuro de la galaxia. En el camino, los jugadores podrán controlar a los clásicos protagonistas de la saga, como “Luke Skywalker”, “Han Solo” y “Darth Vader”, hasta concluir con la épica campaña que les proveerá largas horas de entretenimiento.


The Hare & The Tortoise

Basado en la clásica fábula infantil acerca de la liebre y la tortuga, este juego para todas las edades adapta el cuento, le suma más animales y lo convierte en una divertida carrera. Cada jugador recibe secretamente una carta con una ilustración de alguno de los cinco animales –oveja, lobo, liebre, zorra y tortuga- y luego procede a jugar cartas que tiene en su mano para impulsar el movimiento de estos en una pista de carreras. La rapidez de los animales varía entre ellos (la liebre siempre se mueve al menos que esté en primer lugar, en cuyo caso descansa; la tortuga se mueve un espacio aunque nadie haya jugado una de sus cartas, etc.), por lo que los jugadores deberán tener en mente cómo lo hacen para mejor influenciar su traslado por el tablero y asegurar la victoria.


Dixit

Este ganador del prestigioso Spiel des Jahres –considerado el premio Oscar de los juegos de mesa- pone a prueba el ingenio y la creatividad de los jugadores mientras tratan hallar la manera de que otros jugadores adivinen su carta a través de pistas pero sin ser tan obvios como para que todos sepan cual es. Cada jugador tiene en su mano seis cartas con distintas y hermosas ilustraciones. En su turno, elige una y –sin revelarla- ofrece una clave. El resto de los jugadores miran sus cartas y escogen una que pudiese ser identificada por la clave que dio el jugador. Este recoge las cartas, las barajea y las coloca boca arriba sobre la mesa. El resto de las personas intentarán adivinar cuál es la carta del jugador principal. Si al menos uno la acierta, obtendrá puntos, pero si todos adivinan cual es, no recibe nada.


One Night Ultimate Warewolf

En este juego de deducción, de 3 a 10 jugadores asumen roles secretos como habitantes de una aldea. Hasta dos de ellos podrían ser hombres (o mujeres) lobo, y el objetivo del grupo será identificar quiénes son las feroces bestias. Tras repartir las tarjetas que identifican los roles, los jugadores cierran los ojos y una aplicación diseñada para los teléfonos celulares va ordenando a cada personaje a realizar distintas acciones, como ver la tarjeta de uno de los oponentes o intercambiar la suya por la de otro. Acto seguido, todos abren los ojos y proceden a deducir quiénes son los lobos entre ellos. Si logran identificarlos, los habitantes del pueblo ganan. Si no, los lobos celebrarán con un bufet.


King of Tokyo

Inspirado en las clásicas películas japonesas de monstruos gigantes, este juego pone hasta seis jugadores en los zapatos (o, más bien, bestiales patas) de titánicas criaturas -como “King Kong” y “Godzilla”, pero con otros nombres para evitar líos de copyright- en una épica batalla que culminará con una de ellas siendo coronada el rey de Tokio. Los jugadores lanzan seis dados hasta tres veces para conseguir la mejor combinación de lados que les permitirán atacar, curarse y ganar puntos para triunfar. La victoria se decide de dos formas: el primero en sumar 20 puntos o siendo el último monstruo de pie al final del juego. Fácil, divertido y dinámico, King of Tokyo se juega en menos de 30 minutos y es apto para todos los miembros de la familia.