Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Duelo en México por deceso del escritor Carlos Monsiváis

06/20/2010 |03:28 p.m.
Carlos Monsiváis fue elogiado por intelectuales y seguidores hoy, domingo, en México. (Miguel Tovar / Prensa Asociada)  
Los intelectuales y otras figuras mexicanas dijeron el domingo que el país sufrió una pérdida irreparable con la muerte del escritor Carlos Monsiváis, ocurrida la víspera.

México.- Intelectuales y autoridades mexicanas lamentaron la muerte del escritor Carlos Monsiváis en una ceremonia el domingo en el Palacio de Bellas Artes, al día siguiente de su fallecimiento por una enfermedad respiratoria a los 72 años.

“Será más difícil entender nuestros tiempos sin sus contribuciones”, dijo la titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Consuelo Sáizar, en la ceremonia en memoria del también ensayista, periodista y crítico.

Las honras fúnebres en el palacio art-deco están reservadas para las máximas figuras culturales del país.

Monsiváis fue autor de numerosos libros, crónicas y columnas en los principales periódicos de la historia reciente. Falleció el sábado por insuficiencia respiratoria tras permanecer hospitalizado dos meses y medio.

Durante la ceremonia el domingo varios activistas cubrieron el ataúd con una tela del orgullo gay, antes de poner encima una bandera mexicana. El escritor fue un conocido defensor de los derechos de los homosexuales, pero siempre se mantuvo reservado sobre su propia orientación sexual.

La escritora Elena Ponatowska, amiga cercana de Monsiváis, le habló al féretro llamándolo por su apodo: “?Qué vamos a hacer sin ti, Monsi?”

“Tú fuiste el antídoto más lúcido a los abusos de poder... de nuestros políticos”, señaló Poniatowska, al recordar su columna periodística titulada “Por Mi Madre Bohemios”, donde solía satirizar a los políticos con los extractos de sus propios discursos.

Monsiváis comentaba prácticamente sobre cualquier fenómeno cultural, desde los luchadores profesionales hasta los cantantes pop y los caricaturistas políticos.

Asimismo, fue un firme simpatizante de casi todos los grandes movimientos izquierdistas, desde la huelga de los ferrocarrileros de 1958-1959 hasta la candidatura presidencial fracasada de Andrés Manuel López Obrador, del Partido de la Revolución Democrática, en el 2006.

Su muerte ocurrió un día después del deceso del novelista portugués José Saramago, ganador del Premio Nobel de Literatura, con quien alguna vez visitó territorio de rebeldes zapatistas en el sureño estado de Chiapas.

El sábado en la noche Monsiváis recibió un homenaje de cuerpo presente en el Museo de la Ciudad de México. El féretro fue recibido con aplausos por funcionarios, intelectuales, escritores y admiradores.

Fiel a su amor por el cine, la música y la poesía mexicana, un grupo de mariachis tocó en su funeral.

Su prima, Beatriz Sánchez Monsiváis, informó que los restos del autor serán cremados.