Placeholder

Por Táyna Rivera Llavona

Lo mejor de ti con Táyna

Compite y desea

08/19/2019
La competencia debe ser saludable y enfocada en uno mismo.

Como nada sucede por casualidad, en los pasados escritos he estado compartiendo las leyes espirituales con el fin de incluirlas en nuestra vida diaria. Difícil tarea, me comentan algunas personas, cuando por ejemplo intentamos lograrlas en áreas competitivas laborales. La competencia, es un aspecto que podría colaborar con nuestro crecimiento personal grandemente.

En ocasiones, vemos competencia donde realmente no existe y sugiere que nos estudiamos a nosotros mismos para descubrir a qué le tememos y eliminar el miedo recobrando nuestra luz interna y certeza de tener todo lo necesario para ser exitosos.

La competencia debe ser saludable y enfocada en uno mismo. Al competir con nosotros mismos entramos en un hábito de mejorar y lidiar con nuestras limitaciones o aspectos que merecen nuestra atención, ya sean de personalidad, adicciones en el pensamiento, o habilidades para desarrollar.

La tercera ley propicia el enfoque en desear con intención y vivir resultados. Al practicar esta ley a diario redirigimos nuestra energía al camino que nos corresponde desarrollar afectando nuestro alrededor para bien, mientras permitimos a los demás trabajar en su camino.

La Ley de la intención y el deseo

Comencemos haciéndonos conscientes de cómo desear para obtener. Se desea en el presente, se pone la intención en el futuro y es importante desapegarnos del resultado. O sea, mi intención en el futuro, mi atención en el presente y al mismo tiempo, desapegar lo que surgirá de la acción.

El esfuerzo y la consistencia son claves para obtener resultados.

Cuando sigamos estos cinco pasos para cumplir nuestros deseos, la intención generará su propio poder:

1. Haz una lista de todos tus deseos y llévala contigo a donde quiera que vayas. Lee la lista antes de entrar en silencio y meditación, antes de dormir por la noche y al despertar en la mañana.

2. Libera esta lista de deseos y entrégala a la energía divina y de la creación, confiando en que cuando parezca que las cosas no están saliendo bien, hay una razón, y en que el plan divino para todos tiene unos designios mucho más importantes que los que hemos concebido.

3. Recuerda practicar la conciencia del momento presente en todos tus actos.

4. No permitas que los obstáculos te distraigan o disipen la concentración de tu atención en el momento presente. Acepta el presente tal como es, y proyecta el futuro a través de tus intenciones y deseos más profundos y queridos.

Sugerencias que nos pueden ayudar:

1. Practiquemos con los demás lo que añoramos para nuestra vida.

2. Cuando veamos que no lo logramos, nos damos un abrazo y continuemos en el intento.

3. Haz un hábito la autoobservación, no para juzgarnos, sino para crecer.

4. Sé feliz y da Lo Mejor de Ti.

De esto y mucho más les estaré hablando y trabajando en Lo mejor de ti: El Retiro, 6, 7 y 8 de septiembre en Campo Escondido, Juncos.

Para información, llama al 787-404-1313.


Tags

competenciadeseointención