Ojo con el microblading

Por El Mercurio / GDA 06/25/2019 |11:45 p.m.
En su cuenta de Instagram, la actriz publicó su caso para advertir acerca de los peligros a los que las personas se pueden enfrentar si no asisten a un centro estético que tenga las certificaciones y la experiencia adecuada. (Instagram)  
Precauciones a la hora de decidir dónde y con quién se realiza el proceso.

La actriz mexicana de televisión y cine Liz Gallardo nunca pensó que por ir a realizarse un tratamiento estético en sus cejas terminaría con severas quemaduras entre sus ojos que le dejaron marcas de por vida en su rostro.

En su cuenta de Instagram, la actriz publicó su caso para advertir acerca de los peligros a los que las personas se pueden enfrentar si no asisten a un centro estético que tenga las certificaciones y la experiencia adecuada. En una entrevista con la revista TV Notas, Gallardo aseguró que durante su tratamiento de cejas también le habían inyectado ácido glicólico en una concentración muy alta, por lo que quedó con dos agujeros a la altura de las cejas. “El ácido carcomió mi piel y tuve una quemadura de segundo grado”, aseguró la mexicana. 

Cabe destacar que el ácido glicólico es utilizado para tratamientos de la piel como exfoliante o peeling químico, con el fin de acelerar la regeneración de la piel para ayudar a desparecer manchas y arrugas que se producen con los años. Sin embargo, este no se utiliza para la técnica del microblading. 

Qué es 

El microblading es una técnica estética que está siendo cada vez más usada tanto por mujeres como hombres. Esta consiste en dar uniformidad a la ceja a través de pequeños cortes en la epidermis donde se inyecta pigmento para tatuar de manera semipermanente pequeños pelos en la zona. A diferencia de la micropigmentación, la cual también se utiliza para corregir el perfil de las cejas con tatuajes permanentes, el microblading es un tratamiento semipermanente y su duración depende de cada persona, pero el promedio son dos años, aunque algunos centros recomiendan retocarlo cada seis meses. 

Este tratamiento permite otorgarle forma, volumen y color a la ceja cuando las personas sufren de vacíos o los vellos se cayeron producto de alguna causa como el estrés. El procedimiento se realiza en centros estéticos y dura alrededor de una hora. Sin embargo, hay que tener precauciones a la hora de decidir dónde realizar el procedimiento y con quién. 

El dermatólogo Salvador Villablanca señaló a Emol que las personas deben preocuparse de elegir un centro que esté acreditado y que trabaje con utensilios que estén esterilizados, para evitar complicaciones. “Sí, se puede hacer el microblading, pero es muy importante que siga las normas correspondientes, en las que el profesional que lo hace no exceda sus facultades”, asegura Villablanca. Esto, ya que en algunos centros estéticos suelen poner anestesia local en la zona del microblading y en muchas ocasiones no son profesionales autorizados los que manejan este tipo de procedimientos. 

“Se supone que no se puede hacer con anestesia, salvo que lo haga un médico. Es importante saber que si en algún centro te ofrecen poner anestesia se exija que sea un profesional que esté autorizado para hacerlo", enfatiza.

Posibles riesgos 

El médico señala que a pesar de que recomienda a algunos pacientes que sufren de caídas irreversible de los vellos de las cejas o del cuero cabelludo realizarse el microblading, advierte que se debe estar atento ante posibles reacciones adversas. Algunos de los posibles efectos negativos que el doctor destaca, y los que muchas veces son impredecibles, es una posible infección en el sitio donde se perfora para inyectar el pigmento. Además, existe la posibilidad de presentar una reacción alérgica al producto, y, sobre todo, hay que tener precaución cuando los centros estéticos ofrecen introducir anestesia en la zona de la ceja sin tener a un especialista como un médico o dentista que realice el proceso. 

“Lo barato sale caro, siempre lo digo cuando alguien ve una oferta muy sospechosa. Es pan de cada día en las consultas de los dermatólogos cuando llegan un montón de complicaciones de centros estéticos o pseudoestéticos médicos que no existe supervisión de doctores”, agrega Villablanca. Por último, el médico aclara que con respecto a los efectos sufridos por la actriz mexicana, lo más probable es que esta se haya realizado, en conjunto con el microblading, inyecciones de ácido glicólico que al parecer no fueron realizadas por un profesional experto como un médico, por lo que sufrió quemaduras. 

Regresa a la portada

Tags

Revista De Mujerphmas