Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Histórico triunfo en Loíza

Por María de los Milagros Colón 11/10/2016 |00:00 a.m.
El Horizonte
La educadora se impuso con una marcada ventaja de mil votos ante Eddie Manso. (Suministrada)  
La doctora Julia Nazario Fuentes logra ser la primera alcaldesa del municipio.

Por primera vez Loíza tendrá una alcaldesa popular tras el histórico triunfo de la doctora Julia Nazario Fuentes sobre el alcalde Eddie Manso, del Partido Nuevo Progresista, con una diferencia de más de mil votos.

“El miércoles me levanté como educadora y el jueves me levanté como alcaldesa”, dijo Nazario a este medio, con voz de júbilo y adjudicando su victoria a un voto de confianza por parte del pueblo penepé y el trabajo de los legisladores municipales del Partido Popular Democrático (PPD).

En efecto, el candidato a la Gobernación por el PNP, Ricardo Rosselló, obtuvo una ventaja arrolladora con cerca de 2,000 votos sobre el popular David Bernier. Loíza se ha posicionado históricamente como un bastión azul. Manso esperaba obtener el triunfo para comenzar un cuarto término.

“Mi pueblo se vistió de rojo pero con muchos destellos azules”, aseguró Nazario y dijo que garantizará que se ofrezcan “servicios para todos por igual”.

“Pueden confiar en que estaremos abiertos al diálogo. Contamos con ellos (afiliados y votantes del PNP)”, añadió.

De cara al inicio de su primer término, la educadora precisó que sus prioridades consisten en enderezar las finanzas del municipio y empoderar a las comunidades.

“La condición fiscal de nuestro municipio es crítica por lo tanto nosotros tenemos que comenzar a trabajar con restructurar nuestro presupuesto  para asegurar que esos empleados no se queden sin cobrar”, expresó la alcaldesa electa, a la vez que se comprometió con reducir los puestos de confianza de 16 a nueve o diez y “prescindir de todos los contratos de asesores”.

Loíza obtuvo “F” en el Índice Municipal de Salud Fiscal del Centro de Investigación y Política Pública.

Para levantar a Loíza propone dirigirse  “a la parte social, con las comunidades, con los artistas, con iglesias, que las comunidades tomen sus espacio”.

Nazario no proyectó como un obstáculo para su administración el hecho de que el gobierno central se pintó de azul, sino que reconoció que los próximos años serán un reto para todos, sean del color que sea, por lo que apuesta a la colaboración.

“No pueden ser tribus separadas”, argumentó.

Regresa a la portada