Las altas temperaturas, la reapertura de la economía luego de semanas de cierre por la emergencia sanitaria provocada por la Covid-19 y los cheques federales de asistencia económica por la pandemia han creado una tormenta perfecta para que se agotaran los equipos de aire acondicionado en la mayoría de los negocios, y para que un sinnúmero de “chiveros” estén haciendo deficientes trabajos de instalación de esos equipos para los que no están calificados ni autorizados.

Según denunció Antonio Figueroa Rey, presidente del Colegio de Técnicos de Refrigeración y Aire Acondicionado de Puerto Rico, la situación es tal que hay personas haciendo turnos de espera para adquirir aires acondicionados, cuando sea que arriben a la Isla, algo que de ordinario puede tardar mes y medio a dos meses.

“Pues lo que pasó es que primero con los terremotos, luego la pandemia, el gobierno cierra todo y no s puede trabajar, y entonces viene una calor bárbara y llegan los cheques de los $1,200. Y sí, hay que comer, pero hay una calor bárbara y estamos encerrados. Y entonces abren, y se está vendiendo todo lo que no se vendió en meses anteriores”, comentó Figueroa.

Agregó que “se están vendiendo mucho los (aires acondicionados) de 12,000 Btu, que son los pequeños, los que la gente más busca. Esos fueron los primeros que se acabaron”.

Por si fuera poco, comentó Figueroa, a la carencia de aires acondicionados en las tiendas se añade el hecho de que China, que es el lugar donde se fabrica una gran cantidad de estos artefactos, estuvo semanas sin producir por la pandemia. Y además, hay una creciente demanda mundial por esos equipos, puesto que el fuerte calor está impactando a un sinnúmero de naciones.

“Los aires acondicionados van a ir llegando. Ahora puede que consiga alguno que otro de alguna marca emergente o alguno que guardaron para vender más caro. Pero ahora mismo, la gente lleva semanas esperando por un aire. Hay compañías que han dicho que les llegan para la semana que viene. Hay una tienda que dijo que para finales de junio o principios de julio es que le llegan. Así que la situación está bien crítica, mala”.

En medio de todo este frenesí de compras de aires acondicionados, el presidente del Colegio de Técnicos de Refrigeración y Aire Acondicionado de Puerto Rico denunció que hay gente que está aprovechando para engañar a las personas con atractivas ofertas y haciendo instalaciones que ponen incluso en peligro a la gente.

“La gente busca precios en las redes, ven el especial de $499, y pues si no están enterados de lo que está pasando, y necesitan un aire, pues aprovechan. Pero lo que pasa es que hay mucha gente que no tiene licencia, y lo llaman, instalan el aire y luego se daña y entonces tipo no aparece. Eso lo estamos viendo mucho”, denunció.

Comento que tan solo en un par de horas en la mañana, antes de hablar con Primera Hora a eso del mediodía, había atendido ya 30 llamadas sobre situaciones con instalaciones deficientes, y tenía decenas más pendientes por atender.

“Y todas son personas afectadas porque son chiveros los que hicieron los trabajos. Ninguno tiene licencia registrada”, reiteró. “Hacen esas ofertas porque, como no pagan IVU, ni CRIM, y a lo mejor ni rinden planilla ni pagan nada, y no dan garantía, y pues si se daña tampoco dan la cara”.

Pero más aún, están teniendo casos de personas que dicen tener un número de licencia del colegio, y cuando van a verificar al registro, “resulta que el número de licencia de otra persona”.

“Tengo dos casos ahora mismo así. Han hecho el trabajo y un número de licencia falso”, denunció.

En uno de los casos, ya fueron a hacer la denuncia ante las autoridades, junto con la persona perjudicada y el técnico al que pertenece el número que dio en la factura el timador. El otro caso, alertó, “se está haciendo pasar como técnico de refrigeración y electricista, se anuncia como tal y eso es falso”.

Reiteró que la mayoría de las llamadas que han atendido son de personas que respondieron a anuncios en televisión de instalación por $499, pero son instalaciones deficientes y no dan garantías.

“Hemos ido a verificar y hemos visto cosas espantosas. El viernes fue a ver uno que conectó tres consolas en un solo breaker de 20 amperes. Eso es un disparate, un riesgo de incendio tremendo. La casa no cogió fuego porque la señora llamó antes, porque el aire no enfriaba. Ese chivero hizo una chapucería ahí, algo bien peligroso”, comentó, agregando que ese tipo de situación “está pasando mucho en el área de Caguas y Gurabo.

Explicó que la garantía estándar de la tienda para un equipo de aire acondicionado es de cinco años en piezas y siete años en el compresor. La garantía que suelen ofrecer los técnicos calificados es de seis meses a un año.

“Eso es lo que la persona debe esperar del técnico. Si no lo hace, hay algún truco y por eso es que tiene esas ofertas tan baratas”, insistió. “Aquí en el Colegio hay como 300 querellas ahora mismo, de ese tipo de situaciones”.

Insistió en recomendar que solo usen técnicos calificados para la instalación. Aunque reconoce que una instalación con un técnico calificado “deber rondar los $795”, si se trata de una instalación básica que no requiera de otros trabajos adicionales, “al final le va a salir mejor, porque si se pone a pagar menos con el chivero, se le va a dañar y va a tener que pagar por toda la instalación otra vez, si es que el aire todavía sirve y no tiene que terminar comprando otro”.

Más todavía, si el técnico calificado por alguna razón no está disponible para atender la garantía, “el Colegio o la compañía te ayudan a resolver con otro técnico”.

“Siempre deben pedir la licencia, porque ante cualquier cosa, se puede conseguir a ese técnico. El técnico registrado hace un buen trabajo, recibe seminarios, está al día. Y nosotros vamos y verificamos que los trabajos estén bien hechos”, aseguró. “Y el técnico para renovar su licencia tiene que tener certificado de buena conducta, certificado de salud, certificado de ASUME, y 32 horas de educación continua. Todo eso te da una garantía”.

Agregó que para más seguridad las personas pueden consultar el listado de técnicos autorizados en la página del Colegio en ctrapr.org. “Allí aparece la foto y el número de teléfono del técnico, para que no te puedan engañar. Con eso te resuelves mil problemas, es más, te evitas el problema antes de que llegue”, insistió.