Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Legislan contra la "venganza pornográfica"

Por Daniel Rivera Vargas 02/04/2014 |05:57 p.m.
(Archivo)  
El proyecto busca evitar la práctica que se conoce como sextorsión, un tipo de explotación sexual o chantaje.

Un proyecto de ley prohíbe subir fotos o vídeos de actos sexuales al Internet o usando equipos electrónicos como método para provocar daño a una pareja o expareja que no consintió que ese material se haga público.

Se trata del proyecto de la Cámara 1667 radicado ayer, lunes, por el representante del Partido Popular Democrático (PPD), Ángel Matos, y que crearía la Ley Contra la Venganza Pornográfica de Puerto Rico.

El representante dijo este martes que pretende atender una problemática de la actualidad cuando dos personas terminan una relación y alguna de las partes tiene en su poder imágenes de contenido sexual de la otra y las hace públicas o amenaza con hacerlas públicas para hacerle daño a la reputación de esa persona. A esta práctica se le conoce como sextorsión, un tipo de explotación sexual o chantaje.

"Algunos se retratan en poca ropa o desnudos bajo la premisa del amor eterno, se acaba el amor y lo usan para atacar a la expareja", dijo Matos, quien explicó que el nombre "venganza pornográfica" es la traducción que más se usa para esta conducta.

Expresó que es una práctica que ha trascendido en casos como una demanda de la actriz y cantante de origen puertorriqueño, Jenniffer López, contra una expareja por la difusión de imágenes íntimas, pero se podría dar en otros ámbitos, incluyendo entre personas jóvenes, con acceso y dominio de las nuevas tecnologías.

"Creo que es una práctica que está ocurriendo en el país. No ha llegado a niveles epidémicos y lo que que queremos evitar es que ocurra", expresó.

Según la exposición de motivos, la medida no busca inmiscuirse en la intimidad de las personas, pero en Puerto Rico, como sociedad de mucho uso de tecnología, hay quienes pudieran usar imágenes de momentos íntimos para "tratar de mancillar la dignidad".

La medida prohíbe divulgar imágenes "de material explícito consentido sin la autorización ni consentimiento" de una de las partes en la relación.

También prohíbe a "toda persona que intencionalmente o con conocimiento utilice fotos, vídeos o audios de material explícito consentido... para extorsionar, amenazar o buscar algún lucro personal".

Ambas conductas se castigan con hasta seis meses de cárcel o multa de $5,000.

Medidas similares han surgido en otras jurisdicciones en tiempos recientes, como California donde ya hay una ley firmada -que se aplicó en diciembre a un sujeto que publicó 10,000 fotografías de personas desnudas, proporcionadas por parejas despechadas -, y en Chile, donde existen proyectos radicados al respecto.