Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Boricuas se unen a movimiento Occupy en Hato Rey

10/15/2011 |02:26 p.m.
Los manifestantes portan cartelones con mensajes alusivos a los reclamos del movimiento. (Para Primera Hora / Rafael Pichardo)  
Decenas de personas llegan al área de la Milla de Oro para participar de la manifestación.

Decenas de personas se reunieron en el parque José N. Gándara de Hato Rey para unirse al movimiento mundial conocido como Occupy y que reúne reclamos por mejorar las crisis económica y social del planeta.

Miguel Lozada, portavoz del grupo Occupy Puerto Rico, dijo en entrevista con Radio Isla 1320 que el grupo se está uniendo al movimiento mundial. “Hoy comenzamos los actos de ocupación en solidaridad con el movimiento a nivel mundial y a delinear las estrategias del movimiento en Puerto Rico”, dijo Lozada al explicar que el movimiento reclama mejor calidad de vida y que la banca y las corporaciones aporten a la clase trabajadora.

“No tiene hora ni día de finalizar, iremos delineado las estrategias según se desarrolle”, explicó el portavoz sobre el tiempo que durará la manifestación.

En un comunicado de prensa, Occupy Puerto Rico  detalló que es un  movimiento ciudadano de presión sin soporte institucional y entendido como una suma de individualidades.  Inspirado en los movimientos de protesta a nivel mundial este nuevo colectivo ha ocupado la zona financiera de la “Milla de Oro” por tiempo indefinido con el fin de manifestar la molestia por la avaricia de las grandes corporaciones y el impacto que estas tienen en las decisiones del gobierno estatal y federal.

“La Milla de Oro es el lugar donde está representado el 1% de la población que es dueño del 40% de las riquezas. También es dueño de la mitad del universo financiero de acciones, bonos y otros valores financieros y bancarios con solamente el 5% de las deudas personales existentes. Occupy Puerto Rico representa el restante 99% de la población conformada por individuos, familias y comunidades. Es un movimiento inclusivo que recibe a uniones, estudiantes, profesores, veteranos, familias, retirados, desempleados y profesionales. Incorpora personas de todas las razas, sexos, credos religiosos y creencias políticas. Representa a la mayoría”, indica el comunicado.

“El objetivo de este movimiento en la Isla es provocar un cambio social que reduzca el poder a los políticos y a las grandes corporaciones y lo devuelva al ciudadano.  Ejerciendo el derecho a la asamblea pacífica han ocupado un espacio público creando un proceso para abordar los problemas que aquejan al 99% de la población.  Con el fin de generar soluciones accesibles para resolver dichos problemas, el grupo presenta una variedad de demandas con las cuales buscan eliminar la corrupción gubernamental y el privilegio de las grandes empresas, evitando la influencia indebida que estas tienen en las decisiones políticas del país.  Además, denuncian problemas específicos que en parte son reflejo de la falta de sensibilidad del gobierno ante los problemas que aquejan a la mayoría de los puertorriqueños y exigen acción inmediata para resolverlos”, sostiene el documento.