Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Columna de ex congresista republicano da de qué hablar, ve poco probable la estadidad para Puerto Rico

10/26/2010 |12:47 p.m.
Kim fue atendido por los principales líderes del Gobierno aquí

Un poco sorprendido por el reclamo de estadidad para Puerto Rico, el ex congresista Jay Kim, quien visitó la Isla por una semana en septiembre, publicó una columna concluyendo que es poco probable que los republicanos aprueben ese cambio de status.

Kim publicó las impresiones del reciente viaje en su blog personal bajo el título "Impressions from a trip to Puerto Rico”, y lo mismo fue publicado como columna de opinión este lunes en The Korea Times.

A parte de comentarios atribuibles a las diferencias culturales con un asiático-americano, y errores históricos, la columna de Kim ya está dando de qué hablar entre usuarios del internet que se percataron del artículo.

Hablando de la Isla, Kim dijo que “siempre es cálido y húmedo durante todo el año ahí (los inviernos son un poco menos calurosos), haciendo el clima intolerable para los que crecimos en un clima continental como el de Corea”. Atribuye a ese clima tropical el que el pueblo “parezca tranquilo y no duro o terco; quizá esto es porque apurarse no lleva a ningún sitio excepto al mar que lo circunda”.

Chang-jun “Jay” Kim, nacido en Seúl y educado en los Estados Unidos, fue electo en 1992 representante a la Cámara por el distrito 41 de California, convirtiéndose en el primer coreano en el Congreso federal, y reelecto dos términos adicionales hasta el 1999. Es el primer asiático republicano y su visión conservadora sigue la línea tradicional del Partido Republicano.

Aparte de intereses comerciales, en Puerto Rico también existe una pequeña comunidad coreana.

Tras explicar el referéndum de status de 1993, siendo aún congresista, Kim señala que el razonamiento general aquí es por qué cambiar cuando reciben los beneficios de ser ciudadanos norteamericanos sin pagar contribuciones al gobierno federal.

“Ese es el tipo de pensamiento que tendría la gente en una isla tropical. Si fuera Corea, la opción de la independencia hubiera recibido casi el cien por ciento de los votos”, apuntó, y procede a explicar con quién estuvo durante su visita a Puerto Rico.

“Asistí a una cena con el Gobernador de Puerto Rico, almuerzo con el Alcalde de su capital, San Juan, en el Ayuntamiento, y un coctel con la Presidenta de la Cámara”, dando a entender que tuvo los más altos oficiales como fuente de información. 

“Todos estos líderes políticos parecían apoyar la estadidad. Mi impresión fue que su posición estaba basada en intereses personales, i.e. irrumpir en la política americana; para ellos, ser políticos principales en una isla por sí sólo no es satisfactorio.

“Si Puerto Rico se convierte en un estado de Estados Unidos, ellos tendrían dos asientos en el Senado y siete en la Cámara de Representantes, y esos hombres tendrían una buena oportunidad de ganar esos escaños.

“Nosotros como coreanos, muchos de los cuales han muerto por su independencia, no podemos entender el razonamiento de aquellos que creen que la comodidad de ser territorio de otro país es mejor que proteger su propia patria”, concluye.

El artículo de opinión contiene el error histórico de fijar la fecha de abril de 2000 como la que se otorgó la ciudadanía estadounidense a los nacidos en la Isla, cuando fue en el año 1917. No obstante, el dato es para comentar que le parece “una decisión extraña” porque, “desde la perspectiva norteamericana, Puerto Rico no tiene recursos naturales ni ningún otro recurso especial de manufactura”, lo cual denota el desconocimiento de la manufactura de décadas pasadas y las farmacéuticas multinacionales que aún operan hoy.

Sin embargo, el tema principal es la posibilidad de un referéndum de status en el 2011.

“Se espera otro referéndum de status de Puerto Rico el próximo año. La mayoría de los demócratas en el Congreso están de acuerdo en que Puerto Rico debe ser el estado 51, pero la oposición de los republicanos no es tan fácil de manejar, haciendo el resultado difícil de predecir.

“Lamentablemente, los recientes arrestos del FBI de 80 policías por tráfico de drogas, transmitido en vivo por televisión, sorprendió al público americano. Yo creo que, más aún debido a este evento, será difícil para Puerto Rico convertirse en el estado 51 de los Estados Unidos”, cierra la columna.

Como trasfondo dice que el nivel de educación en Puerto Rico es de un 18% y que el país depende principalmente del turismo que le ingresa “cientos de millones de dólares”, datos que tampoco son certeros, pero no está claro si los funcionarios oficiales fueron los que le dieron esa información.